miércoles, 12 de junio de 2013

Monfragüe (Cáceres)







Turismo Monfragüe



 

Los campos de encinas y alcornoques  que fuimos viendo a los dos lados de la carretera, nos anticipaba  lo que nos íbamos a encontrar en el  Parque Nacional de Monfragüe. Pero era solo una parte, porque Monfragüe son  dehesas de encinas, alcornoques y quejigos, pero también son matorrales de jara, brezo y madroños; y zonas rocosas con enebros y cornicabras; riberas con alisos, almez y acebuche; aves, ciervos, jabalíes... y el mejor cielo para ver las estrellas.





Monfragüe se encuentra en el centro de la provincia de Cáceres, a 25Km. de Plasencia y 40 de Trujillo,en la confluencia de los ríos Tajo y Tiétar. Tiene una superficie de 18.396 hectáreas y es uno de los parques con mayor presencia de especies tanto animales como vegetales de toda España. Su riqueza faunística solo es comparable con Doñana.

Las aves son el grupo de vertebrados más numeroso del Parque. Destacan los buitres negros, el águila imperial, la cigüeña negra, buitre leonado y los alimoches.
Entre los mamíferos, el zorro es el que más abunda, también nutrias, gatos montés, venados, jabalíes y conejos. En los ríos se crían peces como el barbo, el cacho y la carpa.

El nombre viene de la época romana que se llamó "Monfragorum" (monte fragoso), con los musulmanes pasaría a denominarse "Al Mofrag".

Desde el 2007, Monfragüe es uno de los 14 parques nacionales que existen en España y el primero en Extremadura.








Rebosante de vida, Monfragüe es muy sensible a la presencia humana, aun así, podemos disfrutar de rutas, miradores y zonas de recreo en las que no perturbaremos la vida de los animales, siempre que seamos cuidadosos y respetuosos.

Hay rutas guiadas y gratuitas previa reserva en Oficina de Información del Parque (Tlf. 927 199 134). Todas salen  de Villareal de San Carlos que es el único sitio habitado en todo el parque.

Villareal de San Carlos es una aldea de una calle con casas de pizarra, fundada por Carlos III en 1784 para combatir a los bandoleros que se movían por estas tierras. Instaló un cuartel militar, construyó una iglesia y unas casas que concedía a las personas que quisieran establecerse en la aldea, junto con tierras, huertos y otra serie de privilegios. Pero el núcleo de personas nunca fue muy alto debido a la pobreza de esas tierras.
Actualmente, la aldea está dedicada al turismo. Hay un bar- restaurante, alojamientos rurales, la oficina de información y dos centros de interpretación de Monfragüe.

Iglesia de Villareal de S. Carlos


Mirador del Serrano

Desde Villareal de San Carlos iniciamos una ruta a pie y guiada que nos llevaría hasta el Mirador del Serrano por estos bucólicos paisajes:







Durante el recorrido, el guía nos fue dando explicaciones sobre la fauna y la flora del Parque, así como historias, leyendas y curiosidades. Habiamos visto que muchas zonas se estaban repoblando, y nos contó que en los años 70 se empezó a repoblar de eucalipto y pino muchas hectáreas del parque, con la idea de abastecer la fábrica papelera de Navalmoral; por lo visto, no fue rentable y abandonaron el proyecto. Hoy están intentado devolver la frondosidad al Parque con la plantación de árboles autóctonos.


Almez de Lugar Nuevo catalogado como Árbol Singular de Extremadura


Ésta es una planta muy peculiar que crece en Monfragüe. De los puntitos blancos que se ven en las hojas saldrán flores.

Ríos Tietar y Tajo desde el Mirador del Serrano





Mirador del Cardenal

Desde este mirador se puede observar el Puente del Cardenal y la desembocadura del Tiétar en el Tajo.

El Puente del Cardenal (siglo XV) lo mandó construir el obispo Juan Carvajal de Plasencia, para  facilitar la comunicación de su ciudad con Trujillo donde residía una sobrina muy querida. Cuentan que su construcción costó tantas monedas como piedras tiene.

Puente del Cardenal



Desembocadura del Tiétar



Mirador de la Tajadilla

Es un cortado rocoso de gran dureza que impide que el Tiétar se junte aquí con el Tajo, por lo que tiene que hacer un cambio brusco en su curso. El mirador está dotado de merendero, observatorio y un amplio aparcamiento. Es el lugar ideal para los amantes de las aves, pues pueden observar buitres leonados, alimoches y milanos. Y nosotros vimos hasta ciervos y cervatillos.




La Tajadilla

Buitres en la cresta de la Tajadilla






Mirador de la Higuerilla


Este observatorio está en un meandro del Tiétar con la sierra de Gredos al fondo. Es un punto elevado por lo que las vistas son impresionantes. Se pueden observar aves acuáticas, cigüeñas negras y alimoches.



Mirador de la Higuerilla
Vistas desde el mirador de la Higuerilla



Mirador Higuerilla


 

Mirador Portillo del Tiétar


Este mirador está en la entrada Este del Parque Nacional de Monfragüe. Es el observatorio elegido por los amantes de la ornitologia pues en sus roquedos se pueden ver buitres leonados, buitres negros y  cigüeñas negras y alimoches que anidan en el farrallón. Al anochecer es posible que veamos algún búho real. Más díficil será ver el águila imperial aunque ya anidó en uno de los alcornoques cercano al mirador.

Y al caer la tarde, si oímos un chapoteo en el agua, veremos a la simpática nutria.

Curiosos también los pliegues en la roca que se han ido formando con las constantes modificaciones del terreno por el paso del río. Servirá para que algunas aves encuentre el sitio perfecto para anidar.
Buitres leonados vistos desde el mirador Portillo del Tiétar

 
Pliegues en la roca en el Mirador Portillo del Tiétar

 

El castillo de Monfragüe


Fue construido por los árabes en el siglo VIII en la cresta de la sierra, sobre los restos de una fortificación celta utilizada para defenderse de los romanos. Solo se conserva la torre del homenaje, algunos paños de la doble muralla y una torre semiderruida.

Cuenta la leyenda, que habitaba el castillo un rey moro con su hija, una bellísima joven de nombre Noeima. La princesa se enamoró de un joven cristiano y se veían todas las noches a escondidas de su padre. El joven entraba por unos pasadizos secretos que Noeima le había enseñado. Un día, el cristiano y sus compañeros decidieron saquear el castillo utilizando estos pasadizos. El Rey moro al enterarse castigo a su hija encerrándola de por vida en una de las torres.
Cuenta que  los días de tormenta se oye a la princesa llorar, sus lágrimas se convierten en perlas al tocar el suelo y en la frente le brilla una estrella negra en señal de su traición.


Castillo de Monfragüe
 


Vistas desde el castillo de Monfragüe

Ermita de la Virgen de Monfragüe




El salto del Gitano

Sobre la Peña Falcón, también llamado Salto del Gitano, nos encontramos con el paraje más fotografiado de Monfragüe pues alberga la mayor colonia de buitres leonados del mundo. También anidan en estos peñascos la cigüeña negra.

Hay muchas leyendas en torno al Salto del Gitano, del origen de su nombre nos cuentan que un bandolero gitano llegó a estos peñascos perseguido por la Guardia Civil, como no tenía escapatoria tomó carrerilla y salto de una peña a la otra, consiguiendo huir de la Benemérita

Otra leyenda nos relata que:

Cuando en 1085 el rey Alfonso VI toma la ciudad de Toledo y ésta pasa a ser de nuevo cristiana, una princesa mora llamada Zaida huye por el río Tajo en una frágil embarcación. La barca se hunde al llegar al Salto de Gitano pero la princesa sobrevivió. El rey Alfonso VI que estaba enamorado de la joven decide ir a buscarla  por todo el cauce del Tajo. Al llegar a estas tierras, un pastor le lleva al arroyo donde se encontraba Zaida. Y pasó a llamarse el arroyo "do la vi" (donde la vi) por muchos años, aunque actualmente es el de La Vid. 

La princesa Zaida existió realmente, aunque no se sabe si llegó a casarse con Alfonso VI o fue su concubina. El caso es, que después de convertirse al cristianismo dio un hijo al rey: Sancho Alfonsez que moriría con 15 años en la batalla de Úcles. 

Colonia de buitres leonados


Salto del Gitano

Salto del gitano

Estos son algunos de los miradores de Monfragüe, aunque hay otros más: Cerro Gimio, la Báscula, La Umbría... cada uno con un atractivo y una visión diferente del Parque.

La mejor época para visitar Monfragüe es entre marzo y mayo, cuando los árboles lucen el brillo en sus hojas, el campo está verde y  hay más movimientos de aves. En Otoño es también muy interesante por la espectacular berrea de los cérvidos.

Enlace Berrea del ciervo (Monfragüe)



Y en las noches de verano, Monfragüe nos ofrece uno de los cielos más limpios de Europa para ver las estrellas.

Monfragüe







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)