viernes, 21 de junio de 2013

Parque del Capricho (Madrid)


" Me preguntas por qué compro arroz y flores: compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir ".  Confuccio




Jardín El Capricho de la Alameda de Osuna

 

  Jardín El Capricho de la Alameda de Osuna. 






El Capricho de la Alameda de Osuna, cuenta con 14 hectáreas y está ubicado en el distrito de Barajas. Desconocido y abandonado hasta hace unos años, es uno de los parques con más encanto de Madrid; dosis de misterio y romanticismo se esparcen por estos parajes donde botánica, esculturas y curiosas construcciones componen los diferentes estilos paisajísticos utilizados en el diseño de los jardines: el parterre o jardín francés, el jardín inglés y el jardín italiano. En este último, el estilo neoclásico de la época está latente, como también se puede apreciar en la fachada exterior del palacio.

El jardín francés del Parque del Capricho se extiende delante de la fachada del palacio. Se caracteriza por el uso de parterres y setos recortados, fuentes y esculturas. Formas muy cuidadas, lineales y simétricas. Unos jardines hechos para observar sus líneas desde los balcones y ventanas.






Parque El Capricho



El jardín inglés del Parque del Capricho trata de imitar la belleza de la naturaleza, que se dé una interrelación entre el jardín y los paisajes. Está diseñado con lineas curvas y, como si se tratara de un cuadro, con perspectiva, profundidad y fondos arquitectónicos. Tiene influencias del jardín chino, pues estaba muy de moda en esa época los motivos chinescos.

El agua, tan presente en la naturaleza, también lo encontramos en el jardín inglés del Parque del Capricho; un canal de trazo sinuoso y navegable une la Zona de Juegos con  El Casino de Baile, edificio donde los Duques de Osuna celebraban grandes fiestas. En esas fiestas, los invitados eran recogidos en el embarcadero llamado Casa de Cañas y desde allí trasladados en barquitas hasta El Casino de Baile.

Este jardín del Parque del Capricho cuenta con una vegetación abundante, compuesta de olmos, tilos, árboles del amor, jacintos, lirios, lilos...



Jardín de flores





Parque El Capricho


Canal que une el Casino de Baile con la Zona de Juegos



Casa de Cañas

 Casa de Cañas




Puente de hierro


El jardín italiano del Parque del Capricho, con influencias del estilo clásico romano y griego, es un jardín de grandes árboles (pinos, cipreses, abedules, laureles...) en el que las flores escasean a cambio del boj y el mirto. El uso de fuentes, escalinatas, laberintos y esculturas inspiradas en dioses  griegos, completa la decoración.

Laberinto



El templete de Baco. De estilo neoclásico, rodeado por doce columnas jónicas y en el centro el  dios del vino.


La Exedra





Aparte de estos jardines, en El Parque del Capricho se construyeron otras construcciones peculiares y singulares como fortines (que en su día tuvieron hasta pequeños cañones y el  foso que lo rodea relleno de agua), ruinas, plaza de toros, montaña rusa, la Casa de la Vieja, abejeros y una ermita (por lo visto, hasta dieron cobijo a un monje para que la ermita contará con su propio ermitaño). Un verdadero parque de atracciones del S.XVIII.



La Casa de la vieja. Una casita de piedra y madera, que estuvo "habitada" por muñecos vestidos de campesinos que se movían por medio de un sistema mecánico. Cuenta con un pequeño huerto.



Abejeros en estas construcciones que parecen palacetes.


Ruinas o Casa del Artillero


En la Guerra Civil, los republicanos construyeron unos refugios antiaéreos en el Parque del Capricho. Las chimeneas rompen la estética del jardín pero ahí quedaron.


Chimeneas refugios



Y cuando cae el sol, cuenta la leyenda que el fantasma del Duque de Osuna sale a pasear por estos caminos.



 
 

Historia del Parque


El Parque del Capricho fue un "capricho" de la Duquesa de Osuna, María Josefa Alonso Pimentel.

Era una mujer con mucho interés por aprender y cultivarse. Amante de la lectura y la música, en el palacio de este parque llegó a tener una de las bibliotecas  más completas de todo Madrid, enriquecida con una importante colección de música con partituras traídas de toda Europa.

Después de vivir por Europa, la familia se instaló en Madrid donde pronto la casa se convertiría en punto de encuentro de intelectuales y artistas a los que le gustaba ayudar y proteger. Entre los escritores objeto de su protección estaba Leandro Fernández de Moratín. Y no solo ayudó a artistas, también a científicos e inventores.
 
En 1783, la duquesa de Osuna decide construir a las afueras de Madrid un palacete con finca de recreo. Se empezaron las obras en 1787  y  terminaron en 1839.

Las paredes del palacete las decoraría su amigo y  protegido Francisco de Goya que pintó siete cuadros en un año, entre ellos La pradera de S. Isidro  y  La Cucaña. Anteriormente, ya había pintado El Duque de Osuna y sus hijos. Cuando la familia se arruinó, los cuadros se subastaron y algunos fueron adquiridos para el Museo del Prado.

En 1974 El Jardín el Capricho de la Alameda de Osuna es adquirido por el Ayuntamiento de Madrid. En ese momento, su estado es ruinoso, pero tras un proceso de recuperación que finaliza en 1999 entra a formar parte del patrimonio artístico-natural de la ciudad.


       **************************************************************************






Parque El Capricho
DirecciónPaseo de la Alameda de Osuna, s/n
Teléfono: (+34) 91 588 01 14 (información sobre visitas al parque)
Metro: El Capricho (L5)
Bus: 101, 105, 151
Horario: Invierno (octubre a marzo): sábados, domingos y festivos de 09:00 a 18:30 horas. Verano (abril a septiembre): sábados, domingos y festivos de 09:00 a 21:00 horas. Cerrado: 1 de enero y 25 de diciembre. 














































































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)