viernes, 14 de junio de 2013

Plasencia (Cáceres)


 

 

"Ut placeat Deo et hominibus" (Para agradar a Dios y a los hombres)



El Abuelo Mayorga





Turismo Plasencia

                                                          
Es conocida también como la Perla del Valle, pues es la ciudad más monumental  del norte de Cáceres y se engrandece todavía más con los paisajes cercanos: la comarca de la Vera, el valle del Jerte, el valle de Ambroz, las tierras de Granadilla, las Vegas de Alagón, Sierra de Gata, las Hurdes y  Monfragüe. 
Esto hace de Plasencia una atractiva ciudad tanto por la belleza natural de su entorno, como por el patrimonio artístico que se levanta en el  interior.

El ambiente medieval que se respira en sus calles y plazas; los palacios, conventos e iglesias; las huellas de las tres culturas que convivieron en la ciudad (cristiana, judía y árabe); su historia y sus leyendas... invitan a caminar por esta ciudad con mucho placer. Y eso hicimos.






Qué ver en Plasencia


 

Monumentos Plasencia religiosa


La Catedral Vieja de Plasencia

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, también llamada la Catedral de Sta. María.
Se construyó entre los siglos XIII y XIV y se puede apreciar la transición del románico al gótico.
Destacan, el claustro con una bonita fuente gótica y  la capilla con la "torre del melón" (llamada así por su forma gallonada).

Pórtico románico de la Catedral Vieja
 





Catedral Nueva de Plasencia

Se empezó a construir a finales del siglo XV y duraron las obras hasta el siglo XVIII aunque quedó sin acabar. 
Las fachadas son renacentistas de estilo plateresco, muy ornamentadas con pináculos, crestería, medallones, esculturas...


Detalles de los pináculos y ventanas

Catedral Nueva. Fachada de estilo plateresco



Iglesias de Plasencia

Plasencia cuenta con numerosas iglesias. Destacar la de Sto. Domingo o Vicente Ferrer, junto al convento del mismo nombre que en la actualidad es un Parador Nacional. Fundada por los Zúñigas en el siglo XV, su estilo es gótico en el interior y parte del exterior y su fachada barroca (Siglo XVII).

Iglesia de Sto. Domingo y entrada al Parador



Sobre la puerta de Trujillo se alza la Ermita de la Virgen de la Salud. Es de estilo colonial y se levantó en honor a los Reyes Católicos,  pues por esta puerta entraron a Plasencia en 1488 después de que sus tropas la reconquistaran.


Ermita de la Salud.


Junto a la Plaza Mayor se levantó  la iglesia de San Esteban. Tiene un bonito retablo mayor de estilo plateresco y es famosa por el "Corral de los Alcaldes" que es como llamaban al patio de entrada al templo donde se reunía el Sexmo (órgano que se encargaba de la administración y gestión de los bienes comunales de 70 pueblos del noreste de la actual Extremadura) hasta que se construyó la Casa Consistorial.


Entrada a la iglesia de S. Esteban por el Corral de los Alcaldes

La iglesia de S. Esteban está envuelta en una leyenda. La relación entre las tres culturas  (cristianos, judíos y musulmanes) no era de convivencia sino de coexistencia; hubo una necesidad de vivir juntos, ya que se beneficiaban los unos de los otros, pero nunca llegaron a tener una relación de total armonía. La leyenda dice que un judío converso  que no tenía muy buenas relaciones con los cristianos y con algo de rencor, construyó esta vivienda, la más alta de la plaza, con la intención de tapar la iglesia. Y mirad como lo  consiguió:










La iglesia de S. Nicolás de Bari ( siglo XIII) de estilo gótico, restaurada en el siglo XV.




S. Nicolás de Bari

Otros templos de Plasencia son:
 
La iglesia de S. Pedro que es una de las más antiguas y la que menos modificaciones ha sufrido.
La iglesia de S. Martín que es la más antigua y con un retablo dorado y policromado.
La iglesia de Sta. Ana, la ermita de Sta. Elena...

A 5 km. de Plasencia, subiendo hacia la calzada romana, se encuentra la Ermita de la Virgen del Puerto que es la  patrona de la ciudad. Desde aquí tenemos unas estupendas vistas a la ciudad, a las dehesas y al inicio del Valle del Jerte

Ermita de la Virgen del Puerto

Dehesas y Valle del Jerte desde la ermita de la Virgen del Puerto



Monumentos Plasencia civil


Palacios

Son muchos los palacios y casas señoriales que nos encontramos en cada paso que damos por esta villa medieval.

El Palacio de Mirabel construido en  1577 de estilo renacentista y con partes góticas. Se edificó sobre una sinagoga judía, con la idea de que fuese un castillo pero se terminó construyendo un palacio.
Era propiedad de la familia Zúñiga o Estúñigas, que fueron los señores feudales de Plasencia hasta que los Reyes Católicos les quitaron ese privilegio en 1488. Años más tarde, en 1535, Carlos V les concedió el título de Marqueses de Mirabel en agradecimiento a la ayuda que le prestaron en el conflicto de las Comunidades.
Se encuentra unido a la iglesia y convento de Sto. Domingo. Destaca su jardín colgante con esculturas y columnas romanas traídas de Mérida y el museo de caza.

Actualmente, el Palacio de Mirabel es propiedad del Marqués de Griñón (descendiente de los Zúñiga) y desde hace unos años permite visitar su interior.


Bóvedas de cañón de acceso a la puerta del patio principal del Palacio de Mirabel


Palacio de Mirabel. Plaza Vicente Ferrer


Palacio de Monroy. Se trata de la casa señorial más antigua de Plasencia. Construida en el siglo XIV por el abad Pérez de Monroy. Su portada es gótica con  bonitos balcones y ventanas de arcos apuntados. En la puerta, dos leones dan la bienvenida.


Palacio de Monroy



Entre el Palacio de Mirabel y el Palacio de Monroy se encuentra la iglesia de San Nicolás de Bari.

Cuenta la leyenda que la familias de estos palacios estaban enfrentadas, que eran continuas las batallas que libraban en la explanada que existía entre estas dos residencias. La Santa Madre Iglesia, viendo que no cesaban en la lucha, decidió poner tierra por medio y construyó este templo.

Esta leyenda no tiene mucha base, pues el Palacio de Mirabel se construyó en el siglo XVI, concretamente en 1577, el Palacio de Monroy en el siglo XIV y la iglesia de S. Nicolás de Bari es del siglo XIII (aunque se restauró en el siglo XV). O sea, que la iglesia ya estaba allí antes que los palacetes.


El Palacio Municipal  preside la Plaza Mayor de Plasencia. Del siglo XVI, su estilo marca el paso del gótico al renacimiento. Doble arcada en la fachada con el escudo de Carlos V y sobre el campanario el personaje con más fama de Plasencia: el Abuelo Mayorga.








La Casa-palacio del Dean, se construyó en el siglo XVI y destaca el gran balcón en ángulo, con escudo de rosas y flor de lis.




Balcón de estilo neoclásico de la Casa del Dean


Otros palacios y casas señoriales que nos encontraremos en nuestro paseo por Plasencia son:
El Palacio Episcopal, el Palacio de Almaraz, la Casa de la Argollas o de Juana la Beltraneja (desde esta casa salió para casarse con el rey portugués Alfonso V), la Casa de las Infantas, la Casa de los Carvajales-Girón...

 
Plaza Mayor de Plasencia

Una de las plazas con más vida de la ciudad. Con la Casa Consistorial y el abuelo Mayorga, vigilante, en lo alto de la torre.

En los soportales están los bares y restaurantes donde podremos degustar los platos típicos de la zona: caldereta de cordero, migas, guisos de cerdo ibérico, quesos...acompañándolo con el vino de pitarra (pitarra se llamaban a las tinajas de barro donde fermentaba la uva).






Judería de Plasencia

De la Plaza Mayor sale la calle Zapatería que es una de las principales calles que formaban la judería. Plasencia tuvo uno de los mayores asentamientos sefardíes de Extremadura.

Documentos del siglo XII ya hacen referencia a la población judía. Entre los siglos XIII y XIV vivían en el barrio de la Mota, donde tenían la sinagoga, pero también por otras calles de la ciudad. Es en 1412, tras los conflictos antijudíos, cuando se les encierra en el barrio de la Mota apartados de los cristianos. Hasta que en 1492 los Reyes Católicos decretan su expulsión: unos se marcharon a Portugal y otros optaron por quedarse convirtiéndose al cristianismo.

Tenían una sinagoga de las más bellas y grandes de la comarca (ubicada donde luego se construyó el Palacio de Mirabel ) y un cementerio fuera de las murallas, en el Berrocal, en el que todavía se conservan 20 tumbas excavadas en la roca.

En recuerdo a los judíos que vivieron en este barrio, los placentinos han colocado unas placas con los nombres de los titulares de la vivienda, el nº de la casa y el siglo en el que las habitaron.







Construcciones defensivas de Plasencia



Muralla de Plasencia

Construida en el siglo XIII con doble recinto y numerosas torres. Destaca la torre de Lucía, en cuya parte superior se encendía por la noche una hoguera que servía de faro para guiar a los caminantes que llegaban a la ciudad.

La muralla protegía el casco antiguo de Plasencia permitiendo la entrada a través de las numerosas puertas que todavía hoy se conservan: la Puerta de Trujillo, Puerta de Coria, Puerta de Berrozanas, Puerta del Sol, Puerta de Talavera, Puerta del Clavero y Postigo del Salvador.



Murallas de Plasencia




Torre de Lucía


Un poquito de Historia


Plasencia fue fundada por Alfonso VIII de Castilla en 1186 con el lema "Ut placeat Deo et Hominibus" en su escudo ( "Para dar placer a Dios y a los hombres"). En el emplazamiento de la ciudad se han encontrado restos celtas, fue un campamento militar en el Imperio Romano y posteriormente un alcázar árabe hasta la reconquista por Alfonso VIII con la intención de crear una ciudad defensiva para los límites de su reino.

Unos años más tarde, en 1189, el papa Clemente III estableció la Diócesis de Plasencia. Se estaban construyendo  los pilares de sustento de Plasencia: el militar, el religioso y el económico.

En 1442, con el feudalismo en la península ibérica, Plasencia pierde su estatuto de realengo  y se convierte en una jurisdicción con señorío. Pasa a manos de la familia Zúñiga y pierde su derecho a voto en las Cortes de Castilla.

En 1488  los placentinos se sublevaron contra los Zúñiga. La revuelta triunfó con el apoyo de los Reyes Católicos que no veían bien el trato por parte de los señores aunque también había intereses económicos y militares. Se restableció el estatuto de realengo. 

En 1653 Plasencia compró el derecho a voto (que había perdido) en las Cortes y a partir de ese momento se creó Extremadura.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)