miércoles, 17 de julio de 2013

Comarca de Luna (León)



 

Turismo comarca de Luna (León)



Elucubrar, soñar, pensar, imaginar, meditar... es "estar en la luna ".

Cuando llegas a este espacio montuoso, de verdes valles y claros arroyos, hay que dejar volar la imaginación para visualizar como serían hace años estos parajes. Entonces, ves las mismas montañas y los mismos valles, pero en esta Luna hay ríos que siguen su curso natural, pueblos con sus casitas, su iglesia y sus huertos, puentes que cruzan los regatos, caminos que unen aldeas...

Y cuando la imaginación vuelve a pisar tierra, las aguas y los lodos del Embalse de Los Barrios de Luna han escondido los pueblos con sus casitas, sus iglesias, sus huertos, sus puentes y sus caminos.


Embalse de los Barrios de Luna

Sobre el río Luna, que cruza la comarca desde NO al SE, se construyó este embalse cuya presa natural se encuentra en Los Barrios de Luna. Las aguas continúan hasta unirse con el río Omaña y desde aquí pasará a llamarse río Órbigo.

El embalse de los Barrios de Luna se proyectó en 1935. Las obras comenzaron el 1945 y finalizaron en 1956, después de frecuentes interrupciones, unas veces por falta de materiales y otras por las inclemencias del tiempo. Los trabajadores, llegados de toda España, no aguantaban los fríos inviernos de esta comarca.
El objetivo  del embalse era garantizar el abastecimiento de agua a las riberas del Luna y del Órbigo y llevar agua a la secana comarca del Páramo, además de fines hidroeléctricos. Se pretendía generar riqueza en la zona y frenar la despoblación. 

Esta construcción modificó la orografía de estas tierras y obligó al abandono de pueblos, con el dolor de sus habitantes que dejaban sus hogares, costumbres, recuerdos, ilusiones y sueños.
En total quedaron anegados 15 pueblos de la comarca de Luna: Árevalo, Láncara, Lagüelles, Campo , Oblanca, San Pedro, Cosera, Miñera, Mirante, El Molinón, Casasola, Ventas de Mallo, La Canela, Truva y el Barrio de Trabanco.

Cuando estuvimos por estos lugares era otoño, y después de un verano abasteciendo de agua a las secas tierras del Páramo, el embalse se encontraba con un nivel  muy bajo y los pueblos sepultados emergían.

Esta foto es la memoria de Láncara de Luna, el pueblo más grande de la zona. Tenía una central eléctrica que abastecía de luz a toda la comarca. Doscientos habitantes tuvieron que abandonar sus hogares. 
Los vecinos de estos valles anegados, sus descendientes y algunos curiosos, vienen a  pasear por los caminos y contemplar las ruinas cuando el nivel del agua lo permite.




Los restos de las viviendas de Láncara de Luna. Al fondo el río luna siguiendo su curso natural.

 
El embalse comienza en la "Peña del Castillo" (en Los Barrios de Luna). El muro de contención es una estructura natural de cuarcita de gran altura, ampliado con un muro de cemento armado que cierra la brecha rocosa por la que pasaba el río Luna.
Sobre este muro se construyó el Castillo de Luna del que no quedan restos, las dos torres que quedaban a mediados del siglo XX ya han desaparecido. Se le atribuye su construcción a Alfonso II de Asturias.

En 1073, Alfonso VI de León encarceló en este castillo a su hermano García, rey de Galicia, por consejo de su hermana Urraca. García estuvo encarcelado hasta su muerte, diecisiete años después.





 Presa natural del Embalse de los Barrios de  Luna.  Peña del Castillo


A los pies de La Peña del Castillo, en el cauce del río, se encuentra el pintoresco pueblo de  Los Barrios de Luna.






LOS PUENTES DEL EMBALSE DE BARRIOS DE LUNA


El puente Ingeniero Carlos Fernández Casado fue inaugurado en 1983 y marcó un record mundial durante algunos años por ser el de mayor longitud en puentes atirantados.
Forma parte de la  AP-66 o Autopista de la Ruta de la Plata.



 Puente Ingeniero Carlos Fernández Casado



Y paralelo al moderno puente de tirantes, se mantiene el antiguo puente que cruzaba el río Luna, hoy en desuso.

 









La comarca de Luna limita al oeste con Babia, al este con Los Argüellos y al norte con Asturias.

Es una zona de suaves montañas y una cubierta vegetal destinada a los pastos. Un bello paisaje muy parecido al babiano pero con un sistema montañoso menos abrupto, más benévolo.

Al igual que en Babia, cuenta con una fauna dominada por el rebeco y las truchas en los ríos.

El sostén económico ha sido la ganadería (trashumante y transterminante) y la agricultura. Actualmente, el turismo y la actividades de caza y náuticas (en Mirantes de Luna) son otro añadido a la economía de esta comarca.

El patrimonio artístico que más destaca son las iglesias rurales, ermitas y santuarios.



Iglesia de Calleja de Ordás. Curiosa la espadaña con escaleras exteriores.
Iglesia de Calleja de Ordás


Todo esto y más, es "estar en  Luna".







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)