martes, 10 de septiembre de 2013

Cádiz. La Tacita de Plata

 

 

Turismo por Cádiz

 

"El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen."

Artículo 13. Constitución de 1812 (La Pepa). Cádiz





 



Cuando terminó nuestra visita a la ciudad de Cádiz, la sensación que nos quedó fue de haber hecho un largo viaje por el tiempo, por la larga e interesante historia de una ciudad que ha recibido cultura, costumbres y tradiciones a través del mar Mediterráneo, primero, y del Océano Atlántico, después.

Una ciudad que ha vivido hechos históricos que por su peculiar y estratégica situación fueron diferentes a los vividos en el resto de la península y que llegaron a ser influyentes y determinantes en la Historia de España.

Y éste fue nuestro recorrido por la Historia de Cádiz:



Cádiz mitológica

La mitología de griegos y romanos llegó por mar hasta esta provincia con Hércules, hijo del Dios Zeus, que partió la cordillera que separaba el mar Mediterráneo del océano Atlántico quedando unidos los dos mares, y colocó en el Peñón de Gibraltar la columna norte y en el Monte Hacho, en Ceuta, la columna sur (Las Columnas de Hércules), dejando así señalado el fin del mundo conocido.




Gadir fenicia

Y por este mismo mar, desde las costas del Oriente Próximo (exactamente en la región que actualmente ocupa el Líbano), llegaron a la Península Ibérica los fenicios, buscando un lugar donde crear una ciudad que les permitiera extraer el metal del Bajo Guadalquivir y comerciar con los países bañados por el Mediterráneo y con el resto de la península.

Después de varios viajes de reconocimiento, decidieron fundar la ciudad de Gadir (Gadir: recinto, muralla, ciudadela) en una isla situada al otro lado de las columnas de Hércules, en el punto más alejado del mundo conocido.

Se desconoce la fecha exacta, pues no han aparecido restos arqueológicos anteriores al S. VIII a. C, pero se considera que tuvo lugar hacia el año 1.100 a.C.. Lo que si está confirmado es que Cádiz es la ciudad más antigua de la Europa Occidental.

A los fenicios se les atribuye el origen del nombre España, se supone que deriva de "i-saphan-im" ( tierra o isla de los conejos).

La actual ciudad de Cádiz es una península alargada que tiene en su lado septentrional la bahía homónima y en su lado meridional el océano. Pero en la época de fenicios y romanos, era tres islas.
Los sedimentos acumulados por el río Guadalete y la fuerza de las olas del océano golpeando han cambiado la topografía de estas antiguas islas convirtiéndolas en una larga franja de tierra firme.


File:Gadeiras314.svg 
*(La línea azul marca la actual costa de Cádiz)


En esta época, Gadir fue una ciudad muy rica gracias al comercio y de las más relevantes del Mediterráneo.

Construyeron los templos de Hércules-Melqart, el de Venus-Astarté y el de Baal-Hamón. También una muralla alrededor de la ciudad de la que se han encontrado algunos restos. De entonces quedan yacimientos arqueológicos como el de Doña Blanca.

Doña Blanca




Gades romana

El mar Mediterráneo también trajo hasta estas islas a los romanos. Llegaron en el 206 a.C. durante las Guerras Púnicas. Gadir se rindió de forma pacífica al Imperio Romano y fue uno de los puntos de partida para conquistar el resto de la Península Ibérica.

La ciudad toma el nombre romano de Gades.

Los romanos supieron  aprovechar el potencial comercial  y añadieron a la economía de Gades las fábricas de salazones y los talleres de alfarería. A partir de la conquista romana el comercio fue en aumento alcanzando su máximo apogeo entre los siglos I a.C y I d.C.

Esta prosperidad convertiría a Gades en la ciudad más poblada del mundo romano, con un amplio desarrollo social y urbanístico.
El declive  vendrá con la crisis del Imperio Romano en el siglo III. Con la pérdida de las redes comerciales del Imperio, Gades deja de ser una importante ciudad comercial y pierde la capitalidad de la provincia en favor de Asido Caesarina Augusta (Medina Sidonia).

Enlace al post de Medina Sidonia

Los restos arqueológicos que se han encontrado de esta época son: el teatro del siglo I a. C y considerado como uno de los mayores de España, la Casa del Obispo, partes del acueducto y otros objetos de uso cotidiano como las ánforas.

En los jardines de Varela se encontraron restos de una necrópolis púnica, fenicia y romana. En una parte del parque conservan las piezas originales junto algunas réplicas.
La tumba Cista Sillares (S. I d.C) que contiene el esqueleto de un adulto,se encuentra en el Museo de Cádiz.



Teatro romano




























Cádiz Medieval


En el año 522 es conquistada por los bizantinos, reconquistada por los visigodos en el 620 y conquistada por los árabes en la Batalla de Guadalete en el 711 (para algunos historiadores esta batalla tuvo lugar entre Medina Sidonia y la laguna de la Janda).

En el año 1264 se reconquista Cádiz pasando a la Corona de Castilla y se instalan los astilleros de la Corona de Castilla.

Durante la Edad Media, Cádiz vive la parte más oscura de su historia. Hasta que los Reyes Católicos establecen el primer puerto en la Bahía de Cádiz, fundando la ciudad de Puerto Real y otorgándole la exclusividad mercantil.
El comercio marítimo toma impulso. El puerto de Cádiz atrae a comerciantes de Europa por su cercanía con el norte y centro de África y la ciudad empieza a resurgir económica y culturalmente.

Es en el siglo XV, con este flujo de comerciantes de toda Europa, cuando los genoveses  traen a Cádiz otra forma de celebración de los carnavales, con baile de disfraces, antifaces, pitos y confettis.

El barrio del Pópulo conserva el carácter medieval con calles estrechas y partes de la muralla de esta época: los Arcos de los Blancos, el Arco del Pópulo y el de la Rosa.


Arcos de los Blancos

































Cádiz puerto del Atlántico

Y otra vez el mar forjando la historia de Cádiz. En esta época, será el océano Atlántico el que traerá prosperidad a la ciudad.

Tras el descubrimiento de América, los puertos de la bahía gaditana adquieren mucha importancia. De éstos partirán descubridores como Cristóbal Colón (en el segundo y cuarto viaje a América), Alvar Núñez Cabeza de Vaca y numerosos conquistadores españoles.

Cádiz se enriqueció, creció y de nuevo se convirtió  en una de la principales ciudades españolas, por lo que atrajo a  piratas como Barbaroja y en 1596, sufrió el ataque de la flota inglesa al mando del general inglés Conde de Essex. La ciudad y la flota española fueron incendiadas, las pérdidas fueron cuantiosas y España tuvo que declararse en quiebra.

Hacia 1597 se inician las obras de reedificación. El objetivo principal es hacer una urbe fortificada que facilite su protección y defensa, por lo que se construyen murallas, baluartes y castillos. Cádiz se convierte en la ciudad mejor protegida de España.



Castillo de Sta. Catalina
























Cádiz  S. XVII-XVIII


Comienza el siglo XVII y Cádiz es una ciudad devastada y empobrecida como consecuencia del saqueo anglo-holandés.

Lentamente, la actividad portuaria y comercial se empieza a reactivar. A finales del S.XVII todos los buques con destino a las Américas tienen la obligación de parar en la bahía de Cádiz. La prosperidad e importancia se empieza a reflejar en edificaciones particulares y en el desarrollo urbanístico de la urbe.

Un ejemplo son las llamadas Casa-Palacios de Cargadores a Indias, que eran las viviendas de los ricos comerciantes con actividades comerciales en América.


Casa del Almirante ( S. XVII)






Casa de las Cadenas (S.XVII)

En el siglo XVIII, con el comercio de ultramar monopolizado y una intensa actividad comercial con América, Europa, Asia y África, Cádiz se convierte en una de las ciudades más ricas, cultas, elegantes y cosmopolitas de Europa.

La ciudad empobrecida, devastada y sucia se embellece para ser admirada y elogiada por visitantes de todo el mundo.

Sus blancas fachadas resplandecientes con la luz del sol, pudo ser el origen del sobrenombre de "La tacita de plata", pues cuentan que desde el mar, los marineros veían la pequeña ciudad brillante como la plata.

Catedral de Sta. Cruz del Mar o Catedral Nueva ( S.XVIII-XIX)

Es el único templo de culto cristiano con cúpula amarilla (algo típico de la religión musulmana) así desde el mar se observaba la riqueza de Cádiz.


Iglesia de Santiago en la Plaza de la Catedral


Catedral Vieja





Con el traslado de la Casa de Contratación a Cádiz, la ciudad adquiere influencias americanas en la forma de hablar, vestir, costumbres e incluso en los jardines se plantan árboles del Nuevo Mundo: Ficus, dragos...

Cuentan que los dos ficus que existen frente al edificio de la Facultad de Empresariales (que antiguamente era un hospital) fueron traídos en barco desde las Indias por unas monjas con destino el norte de España pero una de las monjas enfermó y plantaron los arbolitos delante del hospital.

A finales del siglo XVIII el comercio en Cádiz entrará en decadencia y se terminará de hundir con la derrota en la Batalla de Trafalgar (1805), que supuso un desastre económico para España.

Cabo de Trafalgar




Ficus centenario frente a la Facultad de Empresariales




























Cádiz liberal


Guerra de la Independencia (1808-1814)

En una España inmersa en una crisis económica y política, con una monarquía desprestigiada por los continuos conflictos entre Carlos IV y su hijo Fernando, Napoleón Bonaparte aprovecha para entrar en el país con el pretexto de invadir Portugal y bloquear a Inglaterra.

El pueblo español viendo que aumentaba el número de soldados franceses y temiendo la salida de España de la familia Real, responde con el Motín de Aranjuez (17 de marzo de 1808) asaltando el palacio de Godoy.

La tensión crece entre el ejercito francés y la población española hasta estallar en El Levantamiento del 2 de mayo de Madrid.

La insurrección se extiende al resto del país y comienza una guerra que durará 6 años, la Guerra de la Independencia.

El 5 de mayo tienen lugar Las Abdicaciones de Bayona, en las que los reyes (Carlos IV Y Fernando VII) renuncian al trono de España a favor de Napoleón y éste, a su vez, en su hermano José Bonaparte.

Tras estos hechos, surgen en la España patriota Las Juntas que se sienten responsables de la soberanía nacional, considerando las abdicaciones un acto ilegal y que la soberanía debe pasar al pueblo. Las Juntas se unifican en una Junta Central cuyos objetivos son dirigir la guerra y reconstruir el Estado.
La Junta Central convocó a Cortes en 1810, reuniéndose en Cádiz debido a la ocupación del resto del país.

Durante dos años, Cádiz es bombardeada por el ejercito galo que estaba apostado al otro lado de la bahía.
La gran distancia entre la artillería y la ciudad, evitaba que las bombas y granadas llegaran a la urbe, por lo que los daños fueron mínimos comparados con otros municipios españoles que fueron totalmente destruidos.

Los gaditanos haciendo gala de su humor cantaban coplillas ridiculizando a Napoleón, a José Bonaparte y al ejército francés.
De esta época queda la copla: "Con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones..." Y es que, las gaditanas aprovechaban el metal de las bombas que caían en la playa para hacerse una especie de pinzas, con las que se sujetaban los tirabuzones tan de moda en la época.


Bahía de Cádiz. Vista del Puerto de Sta. María desde el puerto de Cádiz.


Constitución de 1812 (La Pepa)


Las Cortes tenían como objetivo construir un nuevo régimen político desmantelando el Antiguo Régimen.

El ambiente culto y cosmopolita  que se respiraba en Cádiz, junto con las nuevas ideas llegadas de ultramar, fueron favorables para que el 19 de marzo de 1812 se promulgará la primera Constitución Española (La Pepa).

El edificio elegido para las reuniones de las Cortes y elaboración de la Constitución fue el Oratorio de S. Felipe Neri.
El Museo de las Cortes está en el edificio colindante y es muy interesante.







Exterior del Oratorio de S. Felipe Neri
Placas conmemorativas

Texto del Museo de las Cortes


Museo de las Cortes

Museo de las Cortes

Después de la Guerra de la Independencia Cádiz fue decayendo poco a poco hasta hundirse tras la pérdida de Cuba.



Cádiz hoy

La ciudad marinera y llena de luz no ha dejado de crecer, y aunque no ha vuelto a tener la importancia de otras épocas, La Tacita de Plata sigue brillando para admiración de los que la visitamos.


Desde 1927 se celebran en el Gran Teatro Falla los Carnavales de Cádiz













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)