lunes, 4 de noviembre de 2013

Paseo por la bahía de la Concha (Donostia - San Sebastián)


 

" ... porque no había nada más hermoso que el trozo de cielo que mar adentro, entre la isla de Santa Clara y el monte Urgull, era azul oscuro al amanecer y rojo al atardecer."
 
Planicio. José Luis Olaizola
 



 Paseo de la Concha. Donostia-S.Sebastián






 

Turismo Donostia- San Sebastián (Guipúzcoa)


Donostia-San Sebastián es una ciudad que invita a pasear, y eso hicimos. Fueron unos sugerentes paseos, amenizados con el sonido del mar y con las bellas imágenes de la bahía con forma de concha.

Desde el Monte Igueldo hasta el Monte Urgull hay seis kilómetros de paseo urbano por la costa con unas vistas espectaculares sobre la bahía de la Concha y la isla de Santa Clara.
El recorrido puede continuar por la parte vieja hasta llegar al Monte Ulía, pasando por los cubos del Kursaal y la playa de la Zurriola.

Donostia-S. Sebastián es una de las ciudades más elegantes y con más solera veraniega de España. A finales del S. XIX  se convirtió en uno de los principales centros de veraneo y  a principios del S. XX  la reina María Cristina estableció en la ciudad la residencia estival de la Casa Real.

La bahía de la Concha es la imagen de Donostia-S.Sebastián. Sus playas, sus montes, la isla de Sta. Clara cerrando la bahía, las ornamentales barandillas, las clásicas farolas, la zona de la Perla... son los elementos más característicos y fotografiados de la ciudad.

La isla de Sta. Clara a través de las ornamentales y típicas barandillas del paseo 

Bahía de la Concha


Qué ver en Donostia



SUS MONTES

La ciudad de  Donostia-S. Sebastián está protegida por tres montes: el Igueldo, el Urgull  y el Ulía.

El Monte Igueldo, al oeste de la bahía, ofrece unas vistas impresionantes de la Bahía de la Concha, el acceso se puede realizar por transporte privado o tomando el funicular que lleva hasta el curioso Parque de Atracciones del Monte Igueldo.
A los pies de este monte se encuentra el Peine de los Vientos, conjunto de esculturas de Eduardo Chillida sobre una obra arquitectónica de Luis Peña Ganchegui. Las esculturas se fusionan con la naturaleza creando una monumental obra de arte; la fuerza y la quietud del hierro se unen a la bravura y movimiento del mar y el viento.

El Monte Urgull, al este de la bahía, es  la montaña en la que se levanta la Parte Vieja de la ciudad. Es un atractivo parque urbano con edificios culturales y de ocio.
En él se encuentran el Aquarium, la Batería de las damas, la Batería del gobernador (hoy biblioteca), el Castillo de la Mota, el Cementerio de los Ingleses...

El Monte Ulía, es el más oriental, se puede acceder a pie desde el barrio del Gros o en coche. Es el mayor espacio verde de la ciudad, de una gran belleza y con las vistas más completas de todo S. Sebastián y de la bahía de la Concha.



Monte Igueldo. Donostia- S. Sebastián


El Peine de los Vientos
Peinando los vientos del Cantábrico la obra de Eduardo Chillida

La fuerza del acero sobre el mar en calma


Vista del monte Urgull desde la playa de la Concha. A la derecha el Ayuntamiento



Parte Vieja de Donostia-S. Sebastián


SUS PLAYAS


Donostia - S.Sebastián también tiene tres estupendas playas: la playa de la Concha, la de Ondarreta y la de Zurriola. Y Cuando la marea está baja, cuenta con una cuarta playa en la isla de Sta. Clara.

La playa de la Concha es la mayor (kilómetro y medio de extensión) y la más céntrica. Está considerada como una de las mejores playas de Europa. Se extiende desde el Ayuntamiento hasta el Pico del Loro.

La playa de Ondarreta es la más elegante de la ciudad, con más de medio kilómetro de longitud y 100 metros de ancho y con jardines al borde de la playa.

La playa de Zurriola, conocida por los jóvenes como la "Zurri", es la más activa y dinámica, destino favorito de jóvenes y surfistas.



Playa de la Concha. Al fondo el monte Igueldo y la isla de Sta. Clara


Playa de Ondarreta


Entre las playas de la Concha y la de Ondarreta se levanta el palacio de Miramar. Palacio de estilo inglés que fue construido en 1889 como residencia de verano de la reina María Cristina.
Los jardines, con conjuntos florales que bajan hacia el mar, están abiertos al público. El interior del palacio acoge numerosos actos culturales.


Vista de la bahía desde los jardines del Palacio de Miramar


Palacio de Miramar

  


Atractivos paseos por la bahía


Donostia-S. Sebastián también puede presumir de tener una isla en el centro de su bahía: la isla de Sta.Clara, en la que se puede disfrutar de su pequeña playa siempre que la marea lo permita. Tiene un peculiar faro, un bar, merenderos...




Isla de Sta. Clara




LA PARTE VIEJA DE DONOSTIA- S. SEBASTIÁN


La Parte Vieja  se emplaza entre la bahía y el río Urumea.

Pocos edificios se conservan anterior al año 1813, pues en este año (durante la guerra de la Independencia) fue saqueada e incendiada por las tropas anglo-portuguesas.

Es una zona de callejuelas con carácter y con mucha animación en torno a los bares y tascas.

Entre las construcciones más llamativas de la Parte Vieja está la plaza de la Constitución. Se ubica en el lugar ocupado por una plaza que se destruyó en los incendios de 1689 y 1813. Entre los años 1817 y 1824 se diseña la actual plaza de estilo neoclásico. Todos los edificios son iguales destacando el edificio del Ayuntamiento. Las viviendas tienen balcones pintados en amarillo y gris, con unos números que datan de la época en la que se lidiaban toros en esta plaza. Bajo las viviendas, en los soportales, hay tiendas y bares con terrazas.

También se encuentran en esta parte de la  ciudad la iglesia de San Vicente que fue construida en el siglo XVI y es el templo más antiguo de la ciudad, la Basílica de Sta. María del Coro con una rica portada barroca y el Museo de San Telmo.

Hasta 1863, la Parte Vieja estuvo delimitada por una muralla que se derribó para iniciar el ensanche de la ciudad.



Plaza de la Constitución y el antiguo Ayuntamiento de la ciudad.



Soportales y balcones en  gris y amarillo en  la plaza de la Constitución



Iglesia de S. Vicente





EL ENSANCHE DE DONOSTIA- S.SEBASTIÁN


El ensanche se realiza con el Plan de Antonio Cortázar, pasando de ciudad defensiva a capital de la provincia.
 
Si el emplazamiento de la ciudad, en una bahía con forma de concha, es singular y de gran belleza, su interior es ecléctico, cuidado, exquisito y a la vez acogedor.
Con un diseño urbano ordenado, lineal y elegante, en el que se mezclan edificios de estilo Belle Époque con algunas construcciones vanguardistas.

Entre los edificios de esta zona destacan:

El Ayuntamiento que fue inaugurado como casino en 1897. En 1947 se traslada la Casa Consistorial de la Plaza de la Constitución a este edificio. Tiene en su entrada los bonitos jardines de Alderdi Eder.


El Ayuntamiento, entre el monte Urgull y la playa de la Concha.



La Catedral del Buen Pastor. Inaugurada en 1897 y con detalles inspirados en las iglesias góticas de Alemania y Francia. En la entrada se encuentra "La Cruz de la Paz" obra de Eduardo Chillida.







Catedral del Buen Pastor



Otros edificios de estilo Belle Époque son el Teatro Victoria Eugenia, el Hotel María Cristina, el  Balneario La Perla, el Palacio de la Diputación Floral de Guipúzcoa...



El Mercado de la Brecha y el edificio de la Pescadería que están unidos y albergan un mercado tradicional y un centro comercial.




Entre los edificios de estilo vanguardista, el más llamativo y representativo es el Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal.
Proyectado por Rafael Moneo, se inauguró en 1999 y desde entonces es la sede del Festival de Cine de S. Sebastián. Se construyó en el terreno que había ocupado el Gran Kursaal construido en 1921 y los promotores de esta construcción tuvieron que hacer un puente para unir el edificio con el centro de la ciudad. Este nuevo puente, oficialmente puente de la Zurriola pero conocido popularmente como puente del Kursaal, se convirtió en una de las estampas más típicas de la ciudad por sus farolas con cuerpo esférico y una enorme linterna superior con la misma forma.
 


El Kursaal


Puente del Kursaal o de la Zurriola


Las originales farolas del puente del Kursaal. Detrás, el puente de Sta. Catalina



Donostia-San Sebastián, capital de la provincia de Guipúzcoa, es conocida mundialmente por el Festival Internacional de Cine, por sus festivales de jazz y de música clásica y por su prestigiosa gastronomía. Es una de las ciudades del mundo con mayor número de estrellas Michelín por metro cuadrado; sus reconocidos restaurantes Arzak y Mugaritz  figuran entre los mejores del mundo.

En nuestros paseos, también llegamos a  los bares de la Parte Vieja para degustar las especialidades culinarias de los diferentes establecimientos. Los pinchos en esta ciudad son muy sofisticados, los denominan  "alta cocina en miniatura". La elección en ocasiones es difícil pues todos tienen muy buena pinta.

Agradables paseos y exquisita gastronomía por la bahía de la Concha.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)