viernes, 8 de noviembre de 2013

Zarautz (Guipúzcoa)

  

 

Turismo por Zarautz

 

Llegamos a Zarautz con la intención de conocer la villa en la que Carlos Arguiñano tiene los fogones donde elabora esos platos "ricos, ricos y con fundamento".

Queríamos ver el casco antiguo, la iglesia de Sta. María la Real, el Palacio de Narros,  la torre Luzea, la Casa Portu, el Museo de Historia y Arte... pero hubo un cambio de planes; impresionados por las dimensiones de su playa, decidimos pasear los cerca de tres kilómetros de arena dorada.

Era una de las últimas tardes del invierno, la temperatura era agradable, el mar estaba en calma, y parecía que autóctonos y foráneos teníamos las mismas ganas de quitarnos los abrigos y salir al paseo marítimo a percibir la calidez de la incipiente primavera.





 

La playa de Zarautz es la más extensa del País Vasco y una de las más largas del Cantábrico, por eso es conocida como la "Reina de las Playas". Desde la punta Nola (este) hasta la punta Iteiko (oeste), hay más de dos kilómetros de playa de fina y dorada arena.
 
En el extremo oriental de la playa  se encuentra el espacio protegido de Iñurritza, que lo componen la zona de dunas (el mayor sistema dunar de Guipúzcoa), las marismas y los acantilados.
  
En el s. XIX la primera linea de playa de Zarautz estuvo ocupada por palacetes y casas de la alta burguesía que se han ido sustituyendo por viviendas y apartamentos de veraneo.


UN POQUITO DE HISTORIA

Zarautz fue fundada por Fernando III de Castilla en 1237. Hasta el siglo XVI, la principal actividad económica fue la pesca, sobre todo de la ballena. Cuando las ballenas desaparecen del Cantábrico, la industria textil, las ferrerias y la fabricación de muebles y barcos se convierten en las fuentes de ingresos para los habitantes de la villa.

Con las estancias veraniegas de la reina Isabel II en la villa, Zarautz se consolida como uno de los centros turísticos más importantes del norte de España. El turismo pasa a ser una importante fuente económica.

Zarautz fue pueblo ballenero y aunque han pasado más de 100 años desde la última captura, la ballena sigue presente para los zarauztarras y con la imagen del cetáceo lo recuerda el escudo de la villa.


 





 Nuestro paseo terminó con un rico, rico chocolate con churros en una de las cafeterías del paseo marítimo, contemplando el mar, la extensa playa, el trasiego de gente... y con mucho fundamento.




Enlace de la página de turismo de Zarautz: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)