sábado, 14 de diciembre de 2013

Acebos en Robregordo (Madrid)


El árbol de la navidad sobrevive en la Sierra Norte de Madrid.



" Presenciamos así una lucha entre, de un lado, barreras y restricciones impuestas por decisiones humanas y, de otra parte, el ímpetu creador de la vida vegetal " 

La Senda del Drago. José Luis Sampedro








El acebo


Antiguamente, muchas especies de árboles eran considerados sagrados: el roble para la mitología celta, la acacia en el antiguo Egipto, el álamo en Mesopotamia y Grecia, el ashoka en la India, el baobab en África...  En muchas ocasiones se daba la categoria de sagrados a ejemplares que eran escasos o muy apreciados por su madera, y así evitaban su tala.

Aquí en España, nuestros antepasados celtas veneraban el roble, el muérdago y el acebo. El dios de la abundancia y la ayuda espiritual era el Rey del Acebo, que estaba representado por un anciano de barbas blancas que vestía ropas verdes adornadas con hojas y frutos de acebo. El muérdago era utilizado por los druidas colocando sus ramas por las casas, con el fin de proteger de todo mal el hogar y a las personas que lo habitaban.

Con los romanos, el acebo pasó a asociarse con Saturno y en los solsticios de invierno, entre el 17 y el 23 de diciembre, se celebraban las saturnales adornando las calles con ramas de esta planta para contentar al dios de la agricultura y obtener buenas cosechas.
Esta celebración pagana pasó a ser la fiesta cristiana de la Navidad y se mantuvo el uso del acebo con fines meramente decorativos.

El acebo, el muérdago, el pino y los abetos son árboles típicos de la Navidad. Durante muchos años, llegadas las fechas navideñas, estos árboles eran cortados, arrancados o podados para adornar los hogares, lo que supuso un peligro de extinción de estas especies y tuvieron que ser protegidas.
Desde 1983 el acebo está protegido en la Comunidad de Madrid, quedando prohibido el arranque, la poda y el desraizamiento de este ejemplar.




Acebos con los picos nevados de Cebollera Nueva



Ruta por los acebos. Robregordo


En Somosierra, en el término municipal de Robregordo, circundado por el pico de las Tres Provincias, Cebollera Nueva y la sierra de La Cabrera, nos encontramos con el bosque de acebos más importante del centro de la península. En una zona utilizada en el pasado como dehesa boyal (pasto para bueyes) conviven robles, melojos, retamas, endrinos, sauces, majuelos y otras especies que conforman un bello paisaje.

La ruta se inicia en el área recreativa El Plantío, junto al campo de fútbol, y aunque al principio no parece muy interesante, no hay que desanimarse porque enseguida nos encontraremos con los primeros acebos.
A lo largo del camino nos irán sorprendiendo grandes ejemplares solitarios, así como acebos agrupados en rodales junto a hermosos robles. 

Es una ruta circular de 6km, con una dificultad muy baja. Atractiva en cualquier época del año pero aconsejable en invierno para poder ver el acebo con sus frutos rojos.





Algunos ejemplares de acebos alcanzan los 6 mts.


El interior del frondoso rodal de acebo sirve de cobijo y alimento a los animales durante el crudo invierno. La temperatura en su interior es unos grados superior, está protegido de la humedad y sus hojas y bayas rojas son un preciado manjar para los animales, en esa época del año en la que pocas plantas dan frutos.






Los rodales de acebos sirven de refugio de invierno a los animales



Acebos de grandes dimensiones


Pequeños acebos



Cómo llegar al acebo de Robregordo:
Desde Madrid por la A-1 hasta la salida a Robregordo, en el kilómetro 88.
Alcanzar la antigua carretera general y a la altura del kilómetro 89, desviarse a la izquierda hacia el campo de fútbol y el área recreativa El Plantío, donde se inicia la ruta.







En el bosque de acebos más meridional de la Península, cuando llegan estas fechas, estos árboles adornan sus enceradas y dentadas hojas con brillantes bolitas rojas anunciando el solsticio del invierno y las fiestas navideñas.
                                                        
                                                           ¡FELIZ SOLSTICIO!
                                                             ¡FELIZ NAVIDAD!








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)