jueves, 15 de mayo de 2014

San Isidro Labrador. Leyendas de Madrid



“... la capital se llenaba de extranjeros que acudían a las celebraciones, y a estos visitantes foráneos se les denominó con el mote de Isidros”

Mayo y los Isidros. Benito Pérez Galdós







La Pradera de S. Isidro. Francisco de Goya 1788


Hoy, 15 de mayo, se celebra la festividad de S. Isidro Labrador, patrón de los agricultores, de la ciudad de Madrid, de numerosos municipios españoles y de otros muchos de Latinoamérica.

San Isidro nació y vivió en el Madrid del s. XII, cuando la villa ya había sido reconquistada por Alfonso VI. Fue labrador, pero como era muy humilde y carecía de bienes, trabajó en las tierras de su patrón, Juan Vargas.

Cuentan las leyendas que sus milagros fueron muchos y casi siempre relacionados con el agua.

En una ocasión, salvó la vida de su hijo que había caído en un pozo, haciendo que el agua y el niño subieran hasta el brocal. (El pozo del milagro con el brocal original se puede ver en la casa-museo de S. Isidro).

Luego vendrían otros muchos, como el de la cazuela que se llenaba de alimentos, que luego S. Isidro repartía entre los pobres...

Pero quizás  el más conocido es el que se produjo cuando su patrón le comentó lo preocupado que estaba por la cosecha ante la terrible sequía. S. Isidro hizo una marca en la tierra y comenzó a brotar agua cristalina que sirvió para regar todos los campos de cultivo de Madrid.

En el S. XVI Isabel de Portugal ordenó la construcción de la Ermita de S. Isidro en el lugar donde milagrosamente brotó el agua, pues a este manantial atribuía la curación de su hijo y futuro rey de España, Felipe II. (La actual ermita es una construcción posterior).

El milagro del agua en temporadas de sequía se repitió durante siglos; según cuenta la tradición, cuando las cosechas peligraban por falta de lluvias, el pueblo de Madrid sacaba el cuerpo de S. Isidro en procesión y el Santo siempre les ayudaba enviando precipitaciones sobre la capital.

Y a pesar de todos los paseos que se han dado al cuerpo de S. Isidro, resulta que se conserva incorrupto (aunque le falta un dedo que le arrancó de un mordisco una dama de Isabel la Católica) en la Colegiata de S. Isidro el Real (Madrid) junto a los restos de su esposa Sta. María de la Cabeza.
Si queréis comprobarlo, habrá que esperar al año 2022 pues será cuando su urna se vuelva a abrir, coincidiendo con la fecha de su canonización.

En este lugar donde milagrosamente brotó agua, en La pradera de S. Isidro, es donde hoy se celebra la festividad del patrón de Madrid.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)