domingo, 1 de junio de 2014

Virgen de los Alfileritos. Leyendas Toledo


"La gente debe enamorarse con los ojos cerrados. Solo cierra los ojos. No veas, y será mágico."

Andy Warhol






Turismo Toledo. La leyenda de la Virgen de los Alfileritos


Hay algunas ciudades en las que la noche está hecha para enamorarse o para mantener el estado de enamoramiento. Esto sucede en Toledo, sus noches enamoran. 

Pero si no has encontrado el amor de tu vida, la tradición toledana nos cuenta que tienes que llegar hasta la calle Alfileritos (en Toledo), pincharte con un alfiler que ofrecerás a la Virgen de los Alfileritos con la esperanza de que cupido lance su flecha.

Esta costumbre tiene su origen en el S. XVI cuando la hermosa doncella Soledad de Vargas y su amado, el valiente alférez D. García de Ocaña,  tuvieron que separarse durante un largo periodo, a causa de la guerra.

La  doncella rezaba todos los días en su palacete para que su enamorado volviese lo antes posible. Pasaban los días sin noticias de su amado y entonces, pensó que tenía que hacer un sacrificio mayor para que la Virgen la escuchara.

Todas las noches, D. Soledad salía de su casa, a escondidas de sus padres, y se acercaba a una calle en la que había una hornacina con la Virgen de los Dolores. Sentada en una silla y acompañada por su dueña Dª. Mencía (dueña se llamaba a la mujer viuda que en las casas pudientes estaban al cargo de las criadas), se pasaba la noche rezando el rosario, pero había momentos en los que el sueño la vencía y la malhumorada dueña la despertaba pinchándole con un alfiler.

Al amanecer D. Soledad dejaba el alfiler como ofrenda a la Virgen y regresaba a casa con la esperanza de encontrarse pronto con su valiente enamorado.

No pasó mucho tiempo, cuando por fin el alférez entró por una de las puertas de Toledo, en busca de los brazos de su amada. Los toledanos achacaron el regresó de D. García de Ocaña a las oraciones y los alfileres depositados en la hornacina por la doncella.

A partir de este hecho, las jóvenes de Toledo y sus alrededores llegaban a la calle Alfileritos (llamada así desde entonces) para imitar a D. Soledad. Después de una oración, se pinchaban con un alfiler que ofrecían a la Virgen de los Alfileritos con la esperanza de encontrar al hombre de su vida.

Toledo enamora. Puente de S. Martín
              

                                                         ************************

Cerca de la hornacina de la Virgen de los Alfileritos se encuentra la Taberna-Restaurante Alfileritos 24. Un bonito edificio de construcción tradicional con toques vanguardistas, donde degustar una buena cocina con la familia, amigos, o una romántica cena de enamorados.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)