jueves, 25 de septiembre de 2014

Calle del Codo. Madrid de los Austrias


 

 

Calle del Codo. Madrid de los Austrias

 

Esta calle con forma de brazo doblado conecta la plazuela de Conde de Miranda con la Plaza de la Villa. Aparte de la Torre de Los Lujanes (cargada de historias y leyendas) esta calle no exhibe otros edificios monumentales que admirar, pero sí nos sirve para hacernos una idea del trazado urbanístico del Madrid de los Austrias. Hubo otras calles del codo por la Villa y Corte pero ésta es una de las más antiguas y la que conserva su nombre.

Cuentan que por esta calle pasaba Quevedo todas las noches de camino a su casa, en el Barrio de las Letras, después de recorrer las tabernas de la zona. Y que todas las noches orinaba en la misma pared. 
Como lo de evacuar en la vía pública era algo habitual en el Madrid de entonces, no solo lo practicaba Quevedo, los olores de algunas calles eran insoportables por lo que los vecinos colocaban cruces y santos allí donde no querían que orinasen.
Un vecino de la calle del Codo puso una cruz debajo de su ventana (en el mismo lugar donde Quevedo orinaba en sus salidas nocturnas), pero como el escritor hacía caso omiso a la sagrada imagen, el vecino añadió un letrero que decía:
    
     " En las cruces no se mea"

A lo que Quevedo puso otro contestando:

     "Donde se mea, no se ponen cruces"


 El ingenio de D. Francisco de Quevedo también ha quedado reflejado en esta escatológica leyenda que guarda la Calle del Codo.

Calle del Codo


Entrada Torre Lujanes


2 comentarios:

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)