miércoles, 17 de diciembre de 2014

Ruta del Boquerón de Estena. Parque Nacional de Cabañeros (Toledo)



"La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender"

Leonardo Da Vinci



Ruta del Boquerón de Estena. Parque Nacional de Cabañeros



Ruta del Boquerón de Estena. Parque Nacional de Cabañeros




Caminando por la ribera salvaje del río Estena y disfrutando de la belleza del bosque mediterráneo que se esparce por el monte, hicimos un viaje al pasado y retrocedimos 470 millones de años, cuando la Península Ibérica estaba sumergida bajo un mar rebosante de vida: el mar de Tetis.

Marcas rizadas del oleaje, sedimentos marinos, fósiles de anémonas, trilobites y hasta un sorprendente gusano gigante, son las huellas que el pasado marino han dejado en las rocas; un museo de geología y biología al aire libre que es posible admirar en la Ruta del Boquerón de Estena.


Boquerón de Estena

Colores otoñales en la ruta del Boquerón de Estena



La ruta del Boquerón de Estena tiene una distancia de 8 km. (ida y vuelta). La visita guiada sale de Navas de Estena y si se hace por libre podemos iniciarla en el límite del parque, a las afueras del pueblo, donde encontraremos un aparcamiento. La dificultad es baja, es una senda llana y el único obstáculo lo encontramos al llegar al puente pues hay que bajar por unas piedras que si están mojadas habrá que tener un poco de cuidado.

En Retuerta de Bullaque, en la ctra. de Navas de Estena nº5, se encuentra el Museo de Fauna de Cabañeros donde nos informaron de la ruta y pudimos conocer la flora, la fauna, los aprovechamientos agrícolas y ganaderos, el suelo y la climatología del Parque Nacional de Cabañeros.
* Horario del museo: verano 10-14 y 16-20h / invierno 09-14 y 15-18h (abierto todos los días)
* Posibilidad de guía gratuito para realizar esta ruta reservando en el tlf. 926 78 32 97






 En la ruta del Boquerón de Estena pudimos ver:

- Un río, tres bosques

La senda discurre por el margen izquierdo del río Estena, una vez cruzado el puente el recorrido se hará por el margen derecho.
Aunque la vegetación que domina es la de bosque mediterráneo con encinas, alcornoques, quejigos, robles, madroños, brezo, jara, tomillo, romero... también existe un bosque de ribera con sauces, alisos y fresnos y  quedan especies testigo de las glaciaciones como el tejo y el acebo dentro del bosque relicto.


Bosque de ribera, río Estena



Roble rebollo

Alcornoque

Tejo

- Antiguos sedimentos marinos. Predominan en el monte las rocas de pizarra y cuarcita; la pizarra tiene su origen en los fangos arcillosos del mar y la cuarcita en los bancos de arena cercanos a la costa.


Cuarcita y pizarra en la ruta del Boquerón de Estena

-Las tres torres de Estena. Es una formación geológica de tres rocas alineadas entre si.


Torres de Estena


-El Risco de los Tirapanes. En épocas de crecida del río Estena, cuando los pastores, los carboneros y corcheros no podían cruzar el río, las familias les arrojaban la comida desde este risco.


Risco de los Tirapanes


- Cueva del Tío Cestero. A pie de una de las torres de Estena, hay una cueva en la que vivió hasta 1932 un ermitaño que fabricaba cestas de mimbre.


Cueva del Tío Cestero



- Huellas de oleaje y movimientos de agua que se asemejan a las marcas que podemos ver en la orilla de cualquier playa.



Huellas del oleaje



- Huellas de anémonas, trilobites y el gusano gigante. En el año 2009, un equipo de investigadores liderado por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) descubrió unas galerías fosilizadas de grandes dimensiones. Era el rastro dejado por un gusano marino (Paleoficus tubularis) que habitó en la tierra hace 472 millones de años, se trata del gusano más grande y antiguo encontrado en el mundo hasta el momento.


Huella del gusano marino




El nombre de "boquerón" hace referencia al boquete o estrechamiento que ha ido labrando el río Estena.



Parque Nacional de Cabañeros. Montes de Toledo

Los Montes de Toledo son una cadena montañosa que se prolongan desde el suroeste de Toledo hacia Extremadura, entre las cuencas de los ríos Tajo y Guadiana.

En estos montes, se encuentra el Parque Nacional de Cabañeros, limitado por los ríos Bullaque y Estena, con los macizos de El Chorrito y Rocigalgo.

El Parque Nacional de Cabañeros es la mejor y más extensa representación de paisaje de bosque mediterráneo y contiene una gran variedad de especies botánicas. Está dividido en dos superficies: la raña (llanura) y las sierras.

Aparte de plantas como jara, brezos, zarzas, madreselva, romero, helechos... se pueden distinguir masas arbóreas de encinares (los más abundantes), alcornocales (en las zonas más cálidas), quejigares (en las zonas más húmedas y frías), rebollares (en las zonas más elevadas) y bosques de ribera con chopos, sauces, fresnos y alisos. Conviven también árboles singulares para estas latitudes como el tejo, el abedul y el acebo.

En cuanto a la fauna abundan los jabalíes, ciervos y corzos. También garduñas, zorros y gatos monteses.
Entre las aves es fácil observar buitres leonados y negros. Más difícil de ver es el águila imperial, el águila culebrera, el gavilán y la cigüeña negra pues están en peligro de extinción.

Además de la fauna y la flora, el Parque Nacional de Cabañeros cuenta con un tercer recurso singular: su geología. Se pueden recorrer zonas con fósiles de hace más de 400 millones de años, de cuando este territorio era mar.



Enlace a otras rutas por el Parque Nacional de Cabañeros:

Ruta del Chorro, Chorrera Chica y Rocigalgo

Ruta Colada de Navalrincón 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)