martes, 3 de febrero de 2015

Úbeda (Jaén)


"Cerca de Úbeda la grande,
cuyos cerros nadie verá,
me iba siguiendo la luna
sobre el olivar.
Una luna jadeante,
siempre conmigo a la par..."

Antonio Machado




Los cerros de Úbeda



Turismo Úbeda (Jaén)


Úbeda es la ciudad andaluza con los cerros más famosos, esos cerros a los que todos hemos ido en alguna ocasión cuando, voluntaria o involuntariamente, cambiamos el tema de conversación. 

Asentada a los pies de la imponente Sierra Mágina y rodeada de campos de verdes lunares, su casco histórico está ceñido por las murallas que levantaron los árabes y alberga un conjunto de monumentos tan homogéneos que parece que estás en otro momento de la Historia; pues Úbeda es el máximo exponente del Renacimiento español, es la Florencia española, el renacer de una nueva sociedad ha quedado plasmado en su rico patrimonio arquitectónico, valiosas joyas que sorprenden al visitante al doblar cualquier esquina, en cualquier calle, al atravesar cualquier puerta... 

Úbeda es la hermana de Baeza, las dos lucen el titulo de Patrimonio de la Humanidad. Si Baeza es pequeña, tranquila y encantadora, Úbeda es grande, viva e impresionante, y entre las dos poseen uno de los mayores legados históricos y artísticos del Renacimiento.

En el desarrollo artístico y urbanístico de la Úbeda renacentista jugaron un gran papel dos personas: una de ellas fue Francisco de los Cobos y Molina (Úbeda 1477-1547) secretario de Carlos V, con un gran afán por acumular riqueza y títulos nobiliarios así como obras de arte aunque sin verdadera devoción artística. Y la otra persona fue el arquitecto y maestro Andrés de Vandelvira, quien también intervino en las obras de la catedral de Jaén, la catedral de Baeza, la iglesia de la Asunción de Villacarrillo... Era hijo y discípulo del arquitecto Pedro de Vandelvira.




Puerta de Granada de las murallas árabes. Úbeda

 

 

Qué ver en Úbeda 

Plaza Vázquez de Molina

 

Comenzamos nuestra visita a Úbeda, bordeando la muralla por la Ronda de Miradores para contemplar las magníficas vistas de la campiña cubierta de olivos y los famosos cerros.

Continuamos por una de las joyas más preciadas de Úbeda, la Plaza de Vázquez de Molina (conocida antiguamente como Llano de Santa María). Se trata de una plaza grande, formada por varios espacios que le dan una configuración en forma de L, está rodeada de bellos edificios renacentistas con el color dorado de la piedra dominando todo el conjunto.

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 2003, esta plaza es un perfecto muestrario del urbanismo renacentista de España.

Los edificios que se levantan en ella son:



Sacra Capilla del Salvador del Mundo


El mayor mausoleo civil de España se construyó en el S. XVI por Andrés de Vandelvira como panteón para Francisco de los Cobos y Molina. Un edificio lleno de simbolismos funerarios pues fue ideado para eternizar a su fundador.

Su portada principal se presenta como un arco de triunfo, está muy decorada con motivos típicos del estilo plateresco; escenas mitológicas, heráldicas, hornacinas... Dos pequeñas torres rematan la fachada principal.
Destaca del exterior su monumental torre-campanario y del interior, su sacristía con una original puerta realizada en una esquina. 

Declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.

Detrás de la Sacra Capilla del Salvador se encuentran otros dos edificios que formaban parte del extenso proyecto de D. Francisco de los Cobos y Molina: el palacio de Francisco de Cobos, con una austera fachada renacentista, y el Hospital de los Honrados y Venerables Viejos, que aunque fue fundado en el S. XIV para dar asilo a los ancianos más humildes de Úbeda, es totalmente reedificado cuando concluyen las obras de la Sacra Capilla del Salvador. Su claustro se puede ver desde la calle y tiene una aspecto entre misterioso y romántico.

Sacra Capilla del Salvador y Palacio Deán Ortega en la Plaza Vázquez Molina. Úbeda

Hospital de los Honrados y Venerables Viejos

 

Palacio Deán Ortega

 

Es uno de los palacios más importantes de Úbeda. Construido en el S. XVI por Andrés de Vandelvira, y muy reformado en el XVII, destaca por su sencillez y sobriedad. Balcones en esquinas, frontones sobre las ventanas, y la portada principal compuesta por dos columnas corintias y unos angelitos, es la escasa decoración de este monumento que hoy funciona como Parador Nacional.

Ha sido declarado Bien de Interés Cultural

 

 Palacio de las Cadenas

 

Construido para Vázquez de Molina, sobrino de D. Francisco de los Cobos y Molina, por Andrés de Vandelvira que lo proyectó como una domus romana, con las habitaciones alrededor de un gran patio con fuente central.

Al morir el propietario sin descendencia, el palacio pasó a propiedad de las religiosas Madre de Dios de las Cadenas. Con la desamortización de Mendizábal se convierte en Consistorio Municipal. 

Fue declarado Monumento Nacional en 1931

Palacio de las Cadenas


Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares

 

Adosada a la muralla árabe es una buena muestra del paso del tiempo y de la evolución de estilos (mudéjar, gótico, renacentista, barroco y neoclásico). Se han encontrado restos de un templo romano y de una mezquita musulmana, tras la conquista se convierte en Iglesia Mayor y su construcción se alargará desde el S. XIII al XIX, de ahí que sea un edificio ecléctico y muy peculiar en su estilo.

Fue gravemente dañada durante la Guerra Civil por lo que tuvo que ser cerrada hasta que concluyó su reforma en el año 2011.


Declarada Monumento Nacional

 


En la Plaza de Vázquez Molina se encuentran otros tres edificios históricos, estos no están abietos al público pero merece la pena contemplar su exterior:

Palacio del Marqués de Mancera, también construido por Andrés de Vandelvira en el S. XVI. Durante todo el S. XX es utilizado como convento para dar asistencia a los pobres y enfermos.

Antiguo Pósito, se levanta a mediados del S.XVI, aunque su fachada ya es del S. XVII, para alojamiento de la Institución de crédito agrícola.

Cárcel del Obispo, fundada en el S. XV para la comunidad de mujeres "arrecogidas" y en el S. XVIII se convierte en prisión de religiosos. Sólo se conserva del edificio original la austera fachada.



Plaza Vázquez Molina. Úbeda


Hospital de Santiago

 

Otra de las joyas de Úbeda es el Hospital de Santigo, construido entre 1562 y 1575 por Andrés de Vandelvira está considerada como la obra cumbre de este arquitecto y una de los grandes obras hospitalarias del Renacimiento español. Vandelvira toma como modelo la distribución en torno a un patio central del hospital de Tavera (Toledo), rompiendo con el trazado tradicional de hospitales con planta de cruz.
El edificio impresiona desde la primera vista del exterior por su proporciones y austeridad sólo alterada por las dos torres laterales con chapiteles cubiertos de teja vidriada y unos modillones de cerámica azul que recorren toda la cornisa.




Su interior sigue la linea de austeridad de la fachada. La estancia más decorada es la escalera con pinturas al fresco en la bóveda, decoración que también vimos en la iglesia y la sacristía siendo una de los pocas muestras que se conservan de pintura mural del Renacimiento español.

Lo primero que nos encontramos al acceder al hospital fue el claustro, que asombra por sus lineas tan armónicas y equilibradas. La simetría embellece este gran patio con la doble arcada formada por arcos similares en mármol blanco, las tres entradas a la capilla (la central más alta y las laterales iguales) y las dos torres idénticas que sobresalen del conjunto.



Claustro Hospital de Santiago


Claustro Hospital de Santiago


Bóveda con pinturas al fresco. Hospital de Santiago

Escalera imperial Hospital de Santiago

 

Iglesia de S. Pablo

 

Esta iglesia se halla en la plaza del Mercado, lugar donde se estuvo reuniendo el Concejo de la ciudad y los nobles para celebrar las asambleas hasta el S. XV.

Se trata de la iglesia más antigua de Úbeda, pues su origen se remonta a templo de la época visigoda. Su construcción se fue alargando en los siglos por lo que se combinan diferentes estilos arquitectónicos.

Fue declarado Monumento Histórico-Nacional en 1926.



Portada gótica de la iglesia de S. Pablo



Puerta románica iglesia de S. Pablo

Iglesia de S. Pedro 

 

Se levanta junto a la plaza del mismo nombre. De origen románica pero con añadidos renacentistas, su portada luce una escultura sedente del santo titular.


Iglesia de S.Pedro. Úbeda


Iglesia de Sto. Domingo

 

La fecha de su origen no se conoce con precisión, pero por los elementos decorativos de sus muros se considera que debió levantarse a finales del S. XIII principios del XIV.

La portada sur es una bella muestra del plateresco, realizada con un arco de medio punto decorado con rosetas, por encima un friso con motivos grutescos y a los lados enmarcando la puerta unos elegantes balaústres.


Iglesia de Sto. Domingo. Úbeda

Palacio de los Morales o Casa del Ahorcado

 

Junto a la Iglesia del Sto. Domingo se encuentra este palacio levantado en el S. XVII. Sus paredes guardan la leyenda de su primer propietario, el noble Rodrigo de Chaves, que fue ahorcado en el balcón por haber raptado a una dama con la que Pero Gil, fiel partidario del rey Pedro I, tenia intención de casarse.

Actualmente en su interior acoge viviendas sociales.



Patio del palacio de los Morales


 

Museo Arqueológico 

En una admirable casa mudéjar, descubierta en el transcurso de unas obras, se encuentra la sede del Museo Arqueológico de Úbeda. Interesante tanto la historia de este edificio, ya que es un ejemplo de arquitectura domestica mudéjar del S. XIV y XV, como la exposición de restos arqueológicos de diferentes épocas encontrados en Úbeda la Vieja y yacimientos cercanos.

De la vivienda yo destacaría el porche de entrada por su arquería que aún conserva antiguas marcas del trabajo de los canteros; la puerta de entrada al museo muy típica del mudéjar ubetense con modillones en rollo en el intradós y dos estrellas de seis puntas a los lados; y el patio central como elemento fundamental de la casa mudéjar. Esta vivienda fue utilizada como casa de vecinos hasta los años 60.

En el museo hay una interesante muestra de restos arqueológicos de diferentes épocas distribuidos por salas: Prehistoria, íbera, romana, musulmán y visigoda.



Porche de entrada del Museo Arqueológico Úbeda


Entrada al museo


Patio mudéjar. Museo Arqueológico Úbeda


Estelas funerarias

Restos romanos de un monumento funerario procedente del yacimiento de Úbeda la Vieja


Vigas policromadas originales de la casa mudéjar





























Maqueta de un castillo en piedra de época medieval. Museo Arqueológico de Úbeda

















Palacios

 

Las calles de Úbeda lucen unos bellos ejemplos de palacios renacentistas, algunos de ellos se puede visitar el interior como es el caso del Palacio Vela de los Cobos, un bellísmo edificio construido por Andrés de Vandelvira para el sobrino de D. Francisco de los Cobos y Molina. 

En la coqueta plaza del Marqués se encuentra El palacio de la Rambla que funciona como hotel y tiene un patio central con una exquisita decoración en las arcadas.



Palacio de la Rambla

Palacio Vela de los Cobos

 

 

Torre del Reloj

 

Una vez que cae la noche, es el mejor momento para llegar a la plaza de Andalucía y ver la Torre del Reloj iluminada junto a los restos de las muralla árabe. 
La muralla de Úbeda fue declarada Monumento Nacional. Su origen fue defensivo y siglos después pasó a usarse como aduana. Conserva tres de sus antiguas puertas y algunas torres, como ésta del reloj.


La sombra de la Torre del Reloj marca simbolicamente el centro de Úbeda


En cuanto a su gastronomía, nos recomendaron varios platos entre ellos los ochios que consiste en un pan de aceite de oliva y matalahúva, salado con pimentón y relleno de picadillo de chorizo o morcilla. 



Ochios



Un poquito de Historia

Úbeda fue fundada por Adberramán II, la llamó Ubbadat Al-Arab (Úbeda de los árabes) y se convirtió en una de las ciudades de mayor importancia de Al-Ándalus. 

Tras algunos intentos de conquista, como el de las Navas de Tolosa, finalmente es conquistada por Fernando III en 1233. El dicho de "irse por los cerros de Úbeda" se remonta a este momento de la Historia, pues cuentan que estando Fernando III a punto de atacar la ciudad, uno de los capitanes de su ejercito despareció y apareció una vez conquistada. Cuando le preguntaron dónde había estado contestó que se había perdido por los cerros de Úbeda. Por miedo o, según otras versiones, para estar con una morita de quien se había enamorado, el caso es que a partir de entonces estos cerros se hicieron muy famosos.

En el año 1368 como consecuencia de las luchas entre Pedro I y su hermano bastardo Enrique de Trastámara, al que Úbeda apoyaba, son incendiados todos los templos de la ciudad.

La época de mayor esplendor de Úbeda llega en el S. XVI con Carlos I, gracias a un importante desarrollo agricola y artesanal (alfombras de esparto, ceramica y alfarería). Este esplendor ha quedado  reflejado en el rico patrimonio arquitectónico que hemos visto por la ciudad.

Durante los S. XVII y XVIII, Úbeda vive su decadencia; epidemias, guerras, malas cosechas, corrupción, la falta de una politica proteccionista para la artesanía y la fuerte presión fiscal fueron las causas. Con la llegada de las tropas francesas, que se establecen en la ciudad entre 1810 y 1813, Úbeda es saqueada quedando en un estado de ruina económica.

A finales del S. XIX renace la actividad en la ciudad de la mano de la agricultura y la industria.

En el año 2003 Úbeda es nombrada, junto a Baeza, Patrimonio de la Humanidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)