jueves, 26 de marzo de 2015

Geoparque Villuercas, Ibores, Jara (Cáceres)




"Extremadura es tierra fuerte, de paisaje con lontananzas de infinita idealidad..."

Azorín



Geoparque Villuercas, Ibor y Jara

Turismo Geoparque Villuercas, Ibores y Jara (Cáceres)



Hay un lugar en el sureste de la provincia de Cáceres de donde uno regresa seducido por el patrimonio natural que con tanta sutileza combina bosque atlántico con bosque mediterráneo; fascinado por el patrimonio arquitectónico compuesto de ruinas romanas, iglesias, ermitas... y por el monasterio donde se fraguaron grandes acontecimientos de la Historia; impresionado por su morfología tan peculiar y sus  imponentes relieves; agradecido por el trato tan amable de sus gentes,... pero además, uno regresa con el vocabulario ampliado en tecnicismo propios de geólogos y paleontólogos, algunos de ellos totalmente desconocidos: anticlinal, sinclinal, placas tectónicas, relieves apalachenses, icnofósiles, cloudinas...

Esto sucede cuando uno viaja a la excepcional comarca de las Villuercas, Ibores y Jara.






Las Villuercas, los Ibores y la Jara son tres comarcas cacereñas situadas en el límite de la provincia de Toledo (la Jara tiene la mayor parte de su territorio en la provincia de Toledo, pero también se extiende hacia Ciudad Real y Cáceres). Se trata de un macizo montañoso de amplia extensión situado entre las cuencas del Tajo y del Guadiana.  

En el año 2011, estas comarcas fueron reconocidas por la Unesco como "Geoparque de las Villuercas, Ibores y Jara", reconocimiento del que únicamente pueden presumir 96 espacios en todo el mundo.
Los Geoparques son áreas que cuentan con una red de lugares de importancia geológica así como con sitios de importancia etnográfica, ecológica y/o cultural

Los motivos por los que la Unesco las incluyó en tan selecta lista, son varios: abarca un amplio periodo de tiempo geológico y presenta algunas de las rocas más antiguas de España, posee abundantes yacimientos paleontológicos donde se pueden encontrar distintos tipos de fósiles marinos e icnofósiles (huellas), cuenta con pinturas rupestres de las edades del Bronce y del Hierro, vestigios de cultura minera,  restos de antiguas culturas... Y el motivo más singular y exclusivo es su morfología, formada por los denominados relieves apalancheses por su similitud con la cordillera de los Apalaches en EEUU.

Se denomina relieve apalachense al relieve de plegamiento antiguo que fue cubierto de sedimentos y, tras una elevación por fractura seguida por la actuación de la erosión, vuelve a salir a la luz. Estos plegamientos presentan dos tipos de formaciones típicas: anticlinales y sinclinales, siendo los primeros abombamientos alargados en los que los estratos se han curvado hacia arriba y los sinclinales la parte cóncava del pliegue cuyos estratos convergen hacia abajo, incrementado por los efectos de la gravedad.
Explicado en un lenguaje para no geólogos, como nosotros, viene a ser un fascinante conjunto de cordilleras paralelas con cumbres (anticlinales) y cuencas (sinclinales), que nos recordarán los paisajes de las películas de indios y vaqueros por los Apalaches.

Sinclinales y anticlinales en la comarca de las Villuercas


Con una extensión de algo más de 2.500 km2 y con una baja densidad de población, el Geoparque de las Villuercas, Ibores y Jara lo componen 26 núcleos de población, todos ellos muy interesantes para el viajero por su patrimonio natural, arquitectónico, cultural y, por supuesto, geológicos. 

El Geoparque de la Villuercas, Ibores y Jara cuenta con 44 Geositios. Los geositios son lugares privilegiados de una región en los que se pueden estudiar los orígenes de sus paisajes; son zonas de especial interés geológico atractivas para cualquier visitante, por tratarse de espectaculares montañas, canchos, valles, nacimientos de ríos, turberas, desfiladeros, chorreras, cuevas, etc... algunos de estos Geositios son también de interés cultural: refugios con pinturas ruprestes, castros, yacimientos, minas...

Con todo esto, la oferta que nos ofrece el El Geoparque de la Villuercas, Ibores y Jara es amplia y variada, por lo que nos fue difícil elegir los municipios y geositios que visitariamos en un fin de semana. Al final, lo tomamos como un excursión de reconocimiento con la idea de volver con la primavera más avanzada y en otoño que nos dijeron que es sorprendente.



Augustobriga

Una vez que nos incorporamos de la A-5 a la carretera EX-118, hicimos una primera parada en el embalse de Valdecañas para contemplar los restos del templo de Cilla y el pórtico de la Curia. Pertenecían a la ciudad romana de Augustobriga (posteriormente Talaverilla la Vieja o Talaverilla)  y fueron trasladados piedra a piedra hasta una colina, antes de que el pueblo quedase sumergido por las aguas del embalse en 1963.
En épocas de sequía, cuando el embalse se seca, es posible pasear entre las ruinas de Augustobriga y de Talaverilla la Vieja.


Pórtico de la Curia,  del templo conocido como «los Mármoles» que sirvió como modelo para construir el templo de Diana en Mérida

Columnas del templo de  Cilla

 

Comarca de los Ibores

 

Castañar de Ibor

 

Siguiendo la carretera EX-118 llegamos a Castañar de Ibor. Sus geositios son: La Cueva de Castañar de Ibor y  la Chorrera de Calabazas.

La Cueva de Castañar de Ibor fue declarada Monumento Natural por su singularidad e importante valor científico. Se trata de un conjunto de bellas salas "decoradas" con estalagmitas, estalactitas, agujas... y como singular y exclusivo de estas cuevas, las delicadas formaciones de aragonito y calcita.

Se descubrieron por casualidad en 1967. Años más tarde se abrieron al público pero tuvieron que cerrarse porque observaron que la entrada masiva de visitantes estaba afectando a la conservación de tan frágil cavidad; hay que tener en cuenta que el ritmo de crecimiento de estos cristales oscila entre 1cm. en cien años y ¡0,025 MILÍMETROS en 6.500 AÑOS!. Este año se reabren al público, en grupos reducidos de cinco personas.
 
*Las solicitudes para las visitas a la Cueva del Castañar de Ibor del año 2015 serán atendidas a partir del 1 de abril, enviando un correo a la dirección: cueva.castanar@gobex.es 
El periodo de visitas es del 1 de junio al 30 de septiembre. El precio es de 20,20 euros.

Junto a la Cueva hay un centro de interpretación donde te ofrecen una amplia información de este monumento natural, con fotos, proyecciones, maquetas... (y gratis).


Flores de aragonito. Cueva de Castañar de Ibor

Chorrera de Calabazas. En un paseo de un par de horas pudimos admirar la cascada del arroyo de Calabazas, los castaños centenarios, las pedreras, y los "loros", unos árboles que en pocos lugares de la Península Ibérica podremos encontrar.

Los Castaños de Calabazas están declarados Árboles Singulares de Extremadura. Son 17 ejemplares, centenarios, con alturas de hasta 17 metros y hasta 8 metros de perímetro del tronco.


Castaños de Calabazas


Castaño del Postuero, es el "abuelo" de todos con más de 700 años

Con las copas desprovistas de hojas es más fácil admirar las sugerentes formas de sus ramas

Senda Castaños de Calabazas


Las pedreras son acumulaciones de piedras por las laderas debido a desprendimientos naturales

Prinus lusitana, más conocido como "loro" en la ruta de la Cascada de Calabazas
Ranas en el arroyo de Calabazas


Navalvillar de Ibor


Es el siguiente pueblo al que llegamos por la carretera EX-118 dirección Guadalupe. Sus geositios son el anticlinal Ibor-Guadalupe y las Magnesitas de Navalvillar.

El anticlinal ocupa dos valles por los que circulan el río Ibor (hacia el Tajo) y el río Guadalupe (hacia el Guadiana). La carretera desde Navalvillar hasta Guadalupe va paralela a esta espectacular formación. Para contemplarlo con más detenimiento, hay un punto de observación a la salida del pueblo, el Mirador de la Báscula.

Anticlinal Ibor- Guadalupe junto a los fétiles campos de cultivo

Guadalupe

 

A dos kilómetros de Guadalupe se encuentra la ermita del Humilladero, construida en el S. XV para que los peregrinos pudieran orar antes de llegar al monasterio. En esta ermita, Miguel de Cervantes depositó como ofrenda las cadenas de su cautiverio en Argel.

Ermita del Humilladero

El pueblo de Guadalupe creció alrededor del monasterio homónimo fundado en 1340. La construcción de este templo se alargó hasta el S.XVIII, con la consiguiente mezcla de estilos arquitectónicos (gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico).

Según la leyenda, a principios del S. XIV un pastor encontró una imagen algo quemada de la Virgen María, posiblemente escondida por unos monjes durante la invasión árabe. A esta imagen se le atribuyeron varios milagros que influyeron en la decisión de Alfonso XI de construir un templo. El monasterio se fue ampliando a lo largo de los siglos y llegó a contar con escuelas de gramática y medicina, farmacia, hospitales y una de las mayores bibliotecas de España.

El monasterio de Guadalupe es un bello edificio que guarda numerosos tesoros en su interior: una colección de bordados, libros miniados, obras de El Greco, la sacristía considerada la Capilla Sixtina extremeña por los retratos de monjes obra de Zurbarán, la capilla de S. Jerónimo con "La Apoteosis de S. Jerónimo" también de Zurbarán, el camarín de la Virgen y un bello claustro mudéjar del S. XIV. 
Las visitas son guiadas, pero con un tiempo muy escaso para poder contemplar tantas obras de arte, una verdadera pena.


Guadalupe desde la ermita del Humilladero

El templete del claustro mudéjar del monasterio de Guadalupe sigue el mismo modelo que la ermita del Humilladero

Claustro mudéjar con arcos de herradura


Monasterio de Guadalupe desde la plaza de Sta. María de Guadalupe


El arco formaba parte de la antigua muralla

 

Comarca de las Villuercas

 

 Berzocana

 

A Berzocana llegamos de noche. Subimos hasta La Finca La Sierra pues nos alojábamos en la Casa rural Finca La Sierra, situada en un entorno privilegiado en el corazón del Geoparque, alejada de núcleos de población. Ausente de toda contaminación lumínica y con la fortuna de que la noche era totalmente despejada, pudimos disfrutar de un increíble cielo estrellado. ¡Una maravilla!.

Ya por la mañana, descubrimos que estábamos en un lugar precioso e inicio de interesantes rutas que nos llevarían al Geositio Cancho de las Sábanas y el Lloraero, al conjunto de  pinturas rupestres del abrigo del Risquillo de Paulino, al  pequeño Jardín Botánico...



Berzocana


Cueva de los Morales con pinturas ruprestres. El túnel lleva a una cavidad de 10 x 5m. Posiblemente fue una mina de hierro.

Pinturas ruprestre




















Fósiles en el Jardín Botánico

Cabañas de pastores en la Finca la Sierra . Berzocana




En el pueblo de Berzocana se levanta la iglesia de S. Juan Bautista declarada Bien de Interés Cultural. Fue construida entre los S. XV y XVI y aunque predomina el estilo gótico, también hay detalles renacentista en dos de las portadas, y mudéjar en la torre. Un precioso relicario donado por Felipe II guarda los restos de San Fulgencio y Santa Florentina.

Y para saborear la gastronomía de esta zona, el restaurante del Hotel Rural Villa de Berzocana, situado en la plaza del pueblo, es muy recomendable.


Iglesia de S. Juan Bautista. Berzocana

 
Capilla de los Santos con el relicario

 

Risco de La Villuerca o Pico de la Villuerca

 

El Risco de La Villuerca es la cumbre más elevada de los Montes de Toledo (1600m.) por lo que nos ofrece unas estupendas panorámicas siendo el mejor lugar para contemplar el relieve apalachense, los anticlinales y sinclinales, las fallas, los ríos encajados entre los valles, las pedreras... En fin, es una vista donde quedan resumidas todas las características y peculiaridades del Geoparque Villuercas, Ibores y Jara. Un horizonte espectacular.

Para subir hasta este pico podemos tomar la pista de hormigón que sale desde Navezuelas o por la pista que sale desde la Ermita del Humilladero. Las dos pistas conducen hasta la Base Centro Táctico Guadalupe-Villuercas (centro de transmisiones para favorecer las comunicaciones militares) que se encuentra en la parte  alta del Risco. Esta base militar lleva abandonada desde los años 90.
 
En el camino pudimos ver otros geositios como el Anticlinal del río Almonte y el nacimiento de este río.


Anticlinal del río Almonte

Bajo este pedregal nace el río Almonte
La serpenteante carretera de subida al Risco Villuerca

Sinclinal de Sta. Lucía, Anticlinal del Almonte y Sinclinal del Viejas


Sinclinal y garganta de Sta. Lucía desde el Risco de Villuerca


 

Cabañas del Castillo


El Castillo de Cabañas, en lo alto de una peña, es otro lugar con unas fabulosas vistas: por un lado las dehesas de alcornocales y  el curso del río Almonte, y por el otro, el geositio del sinclinal de Sta. Lucía.

Subiendo al castillo nos topamos con la iglesia de la Virgen de la  Peña. Casi unida a la gran mole de piedra que sirve de base al castillo, parece una formación rocosa más. Se trata de un templo construido entre los  S. XV y XVI en el que destaca la portada con un arco carnapel y rematado por una moldura conopial.



Dehesas en Cabañas del Castillo

Iglesia Virgen de la Peña


Restos el castillo árabe de Cabañas del Castillo
Entrada al castillo


Vistas desde el castillo


Otro geositio cercano a Cabañas del Castillo es el Apreturas del Almonte, un estrecho desfiladero que ha ido tallando con paciencia durante siglos el río Almonte. Es un lugar apropiado para observar rapaces.


Apreturas del Almonte

Flora Geoparque Villuercas, Ibores, Jara


El paisaje vegetal va a ser muy diferente dependiendo del valle o cumbre, así vamos a poder apreciar desde una flora típica mediterránea hasta atlántica. En árboles abundan los acebuches, alcornoques, olivos, sauces, alisos, robles, castaños, rebollos... y como singular el loro, árbol reducto de climas pasados. En plantas arbustivas, las retamas y la olorosa jara. Destacar una amplia variación de orquideas y peonias aunque por la época todavía no tenían flor.




Jacinto silvestre

Jara







 

 

 

 

 

Fauna Geoparque Villuercas, Ibores, Jara


Abundan jabalíes, ciervos, corzos y en el apartado de las aves: cigueñas negras, alimoches, rabilargos, halcones, buitres negros, milanos...


Águila Culebrera sobrevolando las Apreturas del Almonte


Hay más geositios, bosques, cuevas, rutas, minas, pueblos, ríos, arte... más maravillas que esperamos ir descubriendo en próximas visitas al Geoparque Villuercas, Ibores, Jara.




Enlace a:

Ruta del Acueducto de las Herrerías



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)