miércoles, 4 de marzo de 2015

Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén)


"Los árboles que cantan se tronchan y se secan. Y se tornan llanuras las montañas serenas. Mas la canción del agua es una cosa eterna"

Federico García Lorca



Vistas desde el mirador de Las Palomas. Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén)







Turismo Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

 

El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas se encuentra al este de la provincia de Jaén, limitando con las provincias de Granada y Albacete.

El mayor espacio protegido de España (más de 200.000 hectáreas) y segundo de Europa se compone de abruptas montañas surcadas por los ríos Guadalquivir, Segura y los afluentes de estos, de grandes cascadas, de cristalinas lagunas y de hermosos bosques. A la belleza de estos parajes, con el agua como protagonista principal, hay que añadirle el rico patrimonio cultural de los pueblos que forman esta magnífica reserva.

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y  Las Villas fue declarado Provincia Marítima en el S. XVIII, por el importante papel de sus ríos en el transporte de la madera. Reserva de la Biosfera en 1983, Parque Natural en 1986 y Zona de Protección para las Aves (ZEPA) en 1987.


Vegetación 


La vegetación del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es rica y diversa, con predominio de pinares de pino negral, pino carrasco y pino rodeno que comparten el bosque con sabinas y enebros rastreros. En las zonas más altas vimos encinas, quejigos, tejos y acebos, y en los márgenes de los ríos crecían fresnos, sauces, chopos, cornicabras...


Fauna


Rebosante de vida, la fauna nos sorprendió cuando menos lo esperábamos. En un camino, a la orilla de un río, en una carretera... es fácil toparse con cabras montensas, ciervos, gamos, muflones y jabalíes. Buitres leonados también abundan en el parque, los vimos sobrevolando el cielo y anidando en los cortados rocosos.


Hembras de muflón


Cazorla 


Este extenso Parque Natural tiene muchos pueblos que merecen su visita e innumerables rutas que recorrer.
Nosotros, en este viaje, entramos por Cazorla, una bonita población serrana rodeada de olivares.

Entre mares de olivos, Cazorla



Llegamos de noche, y  la imagen del pueblo rodeado de montañas, con las luces de las calles y del castillo encendidas, parecía sacada de un decorado del portal de Belén. Ya nos gustó.
De día, descubrimos todos sus encantos visitando:

El Castillo de Yedra
Una construcción austera que se embellece con el entorno y los atractivos paisajes que le rodean. Se trata de una fortaleza posiblemente de origen musulmán, aunque la construcción que perdura es de finales del XIII y principios del XIV.
Los últimos años que estuvo habitado se destinó a residencia de verano. Actualmente, el Castillo de Yedra alberga el Museo de Artes y Costumbres del Alto Guadalquivir, que se divide en la sección de Historia (con un Cristo románico-bizantino, tapices flamencos del S. XVII, bargueños del XVIII, mobiliario de los siglos XVI y XVII, arcones, armaduras...) y en la sección de Artes y Costumbres populares (con útiles de labranza, maquetas de molinos de aceite, una colección de cerámica popular...)


Vistas de Cazorla desde el Castillo de Yedra


Cristo románico-bizantino. Castillo de Yedra












Sala de tapices. Castillo de Yedra

Torre del Homenaje. Castillo de Yedra


Las ruinas de Sta. María

El ábside de la cabecera, la bóveda del altar mayor, la portada norte, la portada lateral, la escalera de caracol y restos de los muros es lo poco que queda de iglesia de Sta. María pero no por eso deja de ser interesante apreciar la inacabada obra renacentista (S.XVI), posiblemente de Andrés de Vandelvira. 

La iglesia se levantó sobre el río Cerezuelo, que previamente se había canalizado atravesando todo el solar de la futura iglesia y continuando su curso bajo la Plaza de Sta. María. A finales del S. XVII, cuando aún no habían concluido las obras, una terrible tormenta desborda el río Cerezuelo causando serios daños en el templo, lo que contribuirá al abandono del proyecto.

Es posible visitar las bóvedas que encañonan las aguas del Cerezuela, así como los restos de la iglesia, la única de España construida sobre un río. 

Iglesia de Sta. Maria
Iglesia de Sta. María. Cazorla



Mirador de Zabaleta

Imprescindible llegar hasta este mirador con unas estupendas vistas de la peña de los Halcones, el cerro de Salvatierra, el casco antiguo de Cazorla, el Castillo de Yedra y la iglesia de Sta. María.


Cazorla desde el Mirador de Zabaleta






















 

 

La Iruela 

 

Dejamos Cazorla para adentrarnos en el Parque Natural de Cazorla y el siguiente pueblo que nos encontramos fue La Iruela. 

La Iruela se levanta sobre una agreste peña cortada en tajo de la que sobresalen las ruinas del castillo y las de la  iglesia de Sto. Domingo de Silos creando una sobrecogedora imagen.

Castillo de La Iruela
Fue construido por los árabes y ampliado en el S. XIII por los cristianos, llegando a ser sede de la orden de los caballeros templarios.
El elemento que más destaca es la Torre del Homenaje, rodeada de muros que se apoyan en la roca. 

Fue declarado Monumento Histórico en 1985.



Castilo de La Iruela
Castillo de La Iruela






























Iglesia de Sta. Domingo de Silos

Aunque los primeros cimientos fueron puestos en el S. XIII dentro del recinto del castillo, la mayor parte de su construcción es del S. XVI siguiendo los cánones renacentista del maestro Vandelvira.
Entre las ruinas se distingue la bóveda con casetones del altar mayor, la de las capillas laterales y la portada lateral.


Iglesia de Sto. Domingo de Silos




Rutas Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas.


Rutas para todos los gustos por el Parque, nosotros seguimos el consejo del guía de un museo que para nuestra corta estancia (tres días) nos sugirió las siguientes: 


Ruta Cerrada de Utrero





Es una ruta circular, de tan sólo 1.700mts. de recorrido, se puede realizar en menos de una hora porque no tiene ninguna dificultad, aunque nosotros, como siempre, le dedicamos más del doble.

Nuestras paradas ya comenzaron al inicio de la senda para ver las huellas que el mar de Tethis dejó cuando sus aguas cubrían estos lugares: los lapiaces (rocas calizas que las aguas de las lluvias y los ríos han erosionado durante siglos formando unas rocas con hendiduras y oquedades) y los restos de fósiles marinos.

La senda discurre paralela al río Guadalquivir, que nos muestra la obra de arte que ha ido esculpiendo pacientemente hasta crear unos impresionantes cañones, dejando los arroyos colgados en las alturas para desbordar sus aguas en atractivas cascadas.

El recorrido se acompaña de una exuberante vegetación compuesta por sauces, cornicabras, encinas..., por rapaces que anidan en los roquedos y hasta es posible que podamos ver alguna cabra montesa.

A la mitad del recorrido unos sillones de piedra invitan a descansar mientras contemplamos el impresionante salto de agua de la Cascada del arroyo del Linarejos o Salto de Caballo.

La ruta finaliza en un bosque de pino resinero o negral en los que se aprecian los surcos que los resineros abrían para recoger la savia.



Huellas del mar en la Sierra de Cazorla

Lapiaces en las rocas, denominados lanchares por los lugareños.

El recién nacido río Guadalquivir a su paso por la Cerrada de Utrero
Las paredes verticales en la Cerrada de Utrero




Desfiladero Cerrada de Utrero


Cascada del arroyo de los Linarejos o Salto del Caballo. En esta época con poco caudal




Presa en el Guadalquivir construida para facilitar el transporte de la madera por el río



Ruta río Borosa. Cerrada de Elías

 

 



Para acceder a esta ruta hay que llegar al centro de visitantes Torre del Vinagre donde informan de los diferentes paisajes, vegetación, fauna del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

La ruta del río Borosa es una ruta larga, de 20 km. ida y vuelta (8 horas) y los tramos finales tienen categoría de dificultad media.

Las aguas rápidas y cristalinas del Borosa, uno de los afluentes más caudalosos del Guadalquivir, ha formado un bello conjunto de rocas encajadas en su cauce, cerradas, saltos y pozas. Una exuberante vegetación crece en la ribera del río, y la fauna también abunda en esta zona con máximo nivel de protección debido a los valores ecológicos que alberga. 

El recorrido también nos ofrece una lección de geología: estratos y pliegues fácilmente identificables a lo largo de la ruta.


Río Borosa

Cerrada de Elías

Abundante vegetación de ribera

Pliegue del río Borosa


Hembras de gamo






Y finalizar el día contemplando como el sol destella sus últimos rayos sobre los campos de olivares, no podía faltar en nuestro viaje por tierras de Andalucía.




                                                             "¡Ciudades y caseríos
en la margen de los ríos,
en los pliegues de la sierra!
¡Venga Dios a los hogares
y a las almas de esta tierra
de olivares y olivares!"

Antonio Machado



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)