viernes, 12 de junio de 2015

Cullera (Valencia)




"... lo primero que vio antes de abrir los ojos fue un huerto de naranjos, la orilla del Júcar y una casa pintada de azul, la misma que asomaba ahora, a lo lejos entre las redondas copas del follaje, allá en la ribera del río"

Entre naranjos. Vicente Blasco Ibáñez









Cullera (Valencia)


En la provincia de Valencia, la luz es tan especial que todo llega hasta nuestros ojos con unos colores vivos y radiantes que parecen dar vida a los cuadros de Sorolla. Unas tonalidades que nos sorprenderán en las pinceladas anaranjadas del amanecer, en el azul intenso del mar en las horas más soleadas y en los rosados atardeceres.

En el litoral de la provincia de Valencia se encuentra el municipio de Cullera. Aquí son muchos los lugares en los que podemos sentirnos como en un lienzo del pintor valenciano: playas, marjales, laguna, río, montaña, arrozales, naranjales... pues Cullera está rodeada de atractivos paisajes naturales: al este el mar Mediterráneo, al oeste la Montaña de los Zorros y el lago de S. Lorenzo, al norte el Parque Natural de la Albufera y al sur el río Júcar en su desembocadura y la laguna de L'Estany, y todos impregnados de la extraordinaria luminosidad valenciana.


Mirador del faro. Cullera





Qué ver en Cullera



Los espacios naturales de Cullera son:


Playas de Cullera

 

Cullera tiene muchas opciones de playa, desde playas urbanas (S. Antonio,  Racó), semiurbanas (Los Olivos, Escollera), playas en entornos de una  gran riqueza natural y paisajística (Brosquil, L'Estany) hasta playas con dunas, ya dentro del Parque Natural de la Albufera (playa Dosel).

La oferta es variada y para todos los gustos, tanto para pasar un día sin aglomeraciones en playas tranquilas y con mucho encanto, como si te gusta más el bullicio y los chiringuitos playeros.

Playa Dosel en el Parque Natural de la Albufera


Playa Brosquil

Playa Dosel

Sistema dunar en la playa L'Estany


L'Estany de Cullera

 

L'Estany de Cullera es una laguna abierta al mar compuesta de aguas dulces con aportes de aguas subterráneas. Se forma en la antigua desembocadura del Júcar (hoy este río llega al mar más al norte, en plena ciudad) y cuenta con gran diversidad biológica de especies animales y vegetales, que le hacen merecedor de su inclusión en el catálogo autonómico de zonas húmedas. 

Una senda, llamada La Senda del Estany, nos llevará bordeando el lago por este paraje tan valenciano de huertas, juncos, eneas, sauces, barquitas de pescadores y una variada representación ornitológica formada por ánades, fochas, pollas de agua, garcillas, garzas reales, cormoranes y gaviotas.


L'Estany


L'Estany

L'Estany
L'Estany

Ánades en L'Estany



Río Júcar

 

Está catalogado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y forma parte de la Red Natura 2000. Hay dos sendas que permiten disfrutar del paisaje de ribera: la senda del Azud y la senda del Meandro del Río Júcar. También es posible alquilar un kayak para navegar por el curso bajo del río Júcar y conocer el Azud de la Marquesa, el último lugar donde el Júcar acumula las aguas antes de desembocar en el mar. (Un azud es una barrera que se construye para elevar el nivel de un caudal o río con el fin de derivar el agua a las acequias)

Vicente Blasco Ibáñez hace una buena descripción de esta parte del Júcar en su novela "Entre naranjos".


Río Júcar



Atardecer en el río Júcar





 

Sierra de los Zorros

 

Su nombre es debido a la cantidad de conejos y zorros que en su día habitaron esta sierra. Se eleva sobre el casco antiguo de Cullera, al sur, donde alcanza su máxima altura, luego va descendiendo progresivamente según se dirige al norte hasta acabar en el mar Mediterráneo. En la zona del faro termina formando pequeños acantilados.

En la Sierra de los Zorros se encuentra el Castillo de Cullera, la Torre de la Reina Mora o de Sta. Ana (S.XIII) y restos de las antiguas murallas. 

La senda circular Ecoturística PR CV 336 recorre esta montaña, desde el faro hasta el castillo, con unas excepcionales vistas del mar, el río Júcar, los marjales, los huertos, los arrozales y la laguna de S. Lorenzo.


Laguna de S. Lorenzo, huertas y arrozales desde la Sierra de los Zorros

Puesta de sol desde la Sierra de los Zorros

Playa Dosel desde la Sierra de los Zorros

Vistas del curso del río Júcar desde la Sierra de los Zorros






En Cullera también podemos visitar su patrimonio arquitectónico, cultural e histórico:

El Castillo

 

Es el monumento histórico más emblemático de Cullera, declarado Bien de Interés Cultural. Se trata de una construcción del S.X levantada por el califa cordobés para el control y defensa del litoral y la desembocadura del Júcar. En el S. XIII, con la reconquista, pasa a manos cristianas. Durante el S. XVI se refuerzan los lienzos para convertirlo en una pieza clave de defensa ante los ataques y saqueos de los piratas del Mediterráneo.
En la Guerra de la Independencia y las guerras carlistas vuelve a asumir un importante papel en la defensa del territorio.

El Castillo de Cullera se compone de la capilla gótica, el patio, el baluarte, la sala de armas, la Torre Mayor y la Torre Blanca. En la segunda mitad del S. XIX se construye, adosado al castillo, el Santuario de la Virgen del Castillo.




Desde la Sala de Armas

Patio del Castillo y torre-campanario del Santuario
Cullera desde el castillo

Vistas de los arrozales desde el castillo



El Faro de Cullera

 

En un lugar de pequeños acantilados, conocido como la Punta del Faro, se levanta uno de los pocos faros que quedan en la costa valenciana. Es un edificio de planta circular con poca altura, 16 mts, que lleva en funcionamiento desde el 1858.

Desde el faro continúa el paseo hasta la playa Dosel, con miradores que ofrecen unas excelentes panorámicas de todo el litoral del Parque Natural de la Albufera.



Amanecer desde el faro de Cullera


Faro de Cullera



Luna llena y el faro de Cullera


Paseo del faro

 

 

 

El Barrio del Pozo

 

La zona más antigua de Cullera es el Barrio del Pozo o Barrí del Pou, formado por estrechas y empinadas calles de clara influencia árabe, coquetas plazas y casas encaladas decoradas con azulejo valenciano. Atravesando el barrio llegamos a la Torre de la Reina Mora.


Torre de la Reina Mora o de Sta. Ana

 

Es una torre vigía que daba acceso al segundo recinto amurallado del castillo. Fue construida entre el S. XII y XIII, y en el S. XVII se convierte en ermita bajo la advocación de Sta. Ana. 

Esta torre y la Torre de Marenyet son visitables.



Barrio del Pozo y Torre de la Reina Mora


Museo del Arroz

 

En una ermita del S. XVIII se encuentra el Museo del arroz de Valencia, un lugar para conocer el origen y el proceso tradicional e histórico del cultivo de este cereal en las riberas del Júcar.

El promontorio donde se levanta este museo es un lugar idóneo para admirar los inmensos arrozales y el Parque Natural de la Albufera.

Y para comprobar la calidad del producto, en Cullera no faltan restaurantes en los que degustar el arroz de esta zona cocinados de diferentes formas: el señoret, el caldoso, el de pollo y conejo, el de pato en temporada de caza... El restaurante L'Alegre tuvo el detalle de prepararnos este delicioso arroz, aunque no era temporada de caza, gracias a la amabilidad y profesionalidad de Quique.


Arrozales valencianos



Si viajas a Cullera con peques, seguro que les encanta visitar la cueva-museo del pirata Dragut, donde podrán conocer la forma de vida, vestuario, armamento, monedas, mapas... de los piratas del S. XVI.



Un poquito de Historia


En pleno casco antiguo, concretamente en el Barrio de la Rápita, se han hallado vestigios que van desde época romano-republicana hasta la época tardorromana. De este periodo data una factoría de salazones que formaba parte de un conjunto de infraestructuras portuarias.

Será con la invasión árabe cuando toma el nombre de Colla-Aeria (Cumbre Alta) que con el tiempo derivará en Cullera. Durante este periodo es cuando se levanta la medina, que ha conservado su configuración original hasta nuestros días, como testimonia el Barrio del Pozo. También construyeron el castillo y las murallas. Su economía se basó principalmente en la agricultura, introduciendo nuevos métodos de cultivo, sistemas de regadío...    
              
La reconquista fue dirigida por Jaime I. Tras cinco años de intentos fallidos, en el año 1240, después de la capitualción de Valencia, se llega a un acuerdo por el cual se promete respetar las posesiones musulmanas de Cullera y Denia, a cambio de una toma pacífica por parte del Reino de Aragón. Pero en 1247, los árabes de toda la comarca se sublevan contra el poder real y por este motivo son expulsados definitivamente de la zona.

En el S. XVI, Cullera será testigo de cruentos ataques por parte de piratas berberiscos. Al igual que muchas otras poblaciones costeras desarrollará toda una arquitectura militar basada en la defensa y el control de la franja litoral: torres costeras, baluartes, murallas... aunque estas construcciones no impiden que en el año 1550 el corsario Dragut asalte la villa de Cullera y se haga con un importante botín en bienes y cautivos, quedando la villa prácticamente despoblada durante décadas. (En la cueva donde, según la leyenda, se produjo el intercambio de prisioneros, se ubica la citada Cueva-Museo del pirata Dragut).

Durante los siglos XVII y XVIII, Cullera vivirá un período de esplendor asociado, de nuevo, a su actividad agrícola. Será ahora cuando se levantan los templos de la Sangre y de los Santos Juanes, la Casa de la Enseñanza, la Casa Consistorial y un gran número de ermitas y casas solariegas de indudable interés artístico.

Ya en el S. XX, Cullera se convierte en una localidad turística de primer orden debido a la calidad de sus playas y su clima.


Enlaces a:

La Albufera (Valencia)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)