martes, 26 de enero de 2016

Castro de Coaña. Villacondide (Asturias)




" La verdad se vive, no se enseña"

Siddhartha. Hermann Hesse




Castro de Coaña. Villacondide (Asturias)

Castro de Coaña. Villacondide (Asturias)

 

Desde Navia, dirección a Boal, llegamos a uno de los castros más importantes de Asturias.

Siguiendo el curso del río Navia, nos fuimos adentrando en un paisaje de amplios valles, producto de las explotaciones auríferas que se llevaron a cabo desde la Edad de Hierro en estas tierras ricas en oro, pero, sobre todo, por la intensa actividad minera en la época romana. 
Aunque  con el paso de los siglos se han ido repoblando de forma natural, hace dos mil años estos valles y colinas alfombradas en verde tendrían un aspecto menos pastoril, con minas a cielo abierto, vaciados, galerías, acumulaciones de residuos y escombros, canales, depósitos...


Valles del río Navia


La forma de organización urbana de los pueblos celtas fue el castro, un tipo de población construido en zonas altas y dotado de elementos defensivos como murallas y fosos. Las casas eran circulares u ovaladas con techumbre cónica de paja cubierta de barro.

El castro de Coaña es uno de los asentamientos más importantes de la cultura castreña del noroeste peninsular. El poblado se extiende sobre una colina bordeada por el arroyo de Xarrióu, en lo que era territorio de los albiones (tribu astur-galaica), estos elementos naturales formaron parte de su sistema defensivo reforzado por algunas construcciones como el foso, las  murallas y los torreones de vigilancia. 
 
Los orígenes de este castro se remontan a los siglos V-IV a.C, con una población dedicada a la agricultura, ganadería y la actividad minera. Tras La conquista romana de este territorio, siglo I-II d. C, el poblado experimenta importantes cambios sociales, culturales y económicos, conoce un periodo de crecimiento y se configura con la trama actual que hoy presenta.
En este Castro no hay indicios de que la romanización fuera violenta ni de que existiese la esclavitud, pero si se produjeron importantes cambios en las actividades económicas sobre todo las vinculadas con la minería. Los romanos, más avanzados técnicamente, son los que intensifican la actividad minera en el valle del Navia.

Con el declive de la minería, el castro se abandonó y la población pasó a organizarse en torno a pequeñas explotaciones agrarias.




Las cabañas de los castros eran circulares u ovaladas


las paredes alcanzarían entre dos y cuatro metros de altura, construidas con lajas de pizarra. La techumbre era de paja y barro sobre un armazón de madera


Las viviendas se agrupaban en pequeños barrios de unidades familiares unidos por plazuelas y callejones


Los restos excavados en el Castro de Coaña se organizan en dos zonas:

La acrópolis, en la cumbre del monte, que pudo tener funciones militares, refugio del ganado o recinto de ceremonias.
Barrio norte, por el que se extienden 80 cabañas; una estructura rectangular conocida como "el torreón", que posiblemente fue un lugar de reunión; las saunas castreñas del s. IV a.C; y parte de la muralla.

El Castro de Coaña también dispone de un centro de visitantes con información y una interesante exposición relativa al yacimiento, a la cultura castreña y a la minería de oro.



Centro de visitantes


Utensilios encontrado en el yacimiento de Coaña



Siguiendo la carretera dirección Boal, se encuentra el castro de Pendia, poblado calificado de enigmático por dos razones: su ubicación y la desproporción entre sus potentes fortificaciones y el reducido recinto que protegían. 


Boal


Castro de Pendia





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)