viernes, 15 de enero de 2016

Navia (Asturias)



"...es cosa ya olvidada por sabida
que un árbol, una piedra y una fuente
puede ser el edén de nuestra vida"

Ramón de Campoamor



Navia


Playa de Barayo. Navia


Navia (Asturias)



Navia tiene un olor desagradable. No me gusta empezar así la descripción de esta villa que nos ha permitido disfrutar de sus muchos encantos, pero fue la primera sensación que percibimos al bajar del coche. Una gran empresa papelera es la causante. Desconozco las medidas que se están tomando, si es que se están tomando, con el fin de proteger el medio ambiente, y tampoco quiero entrar en el debate de si es deseable o no la existencia de un importante motor económico para la zona a un precio tan alto como es contaminar ría, suelo y aire; en este blog solo relato las impresiones de mis viajes por España y, como he dicho, ésta fue la primera sensación.

Pero como sería injusto hacer un juicio rápido basado en este pequeño detalle, nos propusimos conocer más a fondo Navia y así descubrimos los atractivos de la Villa y sus alrededores.

Navia se asienta en el margen derecho de la ría homónima, se trata de uno de los núcleos más poblados de la costa occidental asturiana.

En su casco histórico se entremezclan detalles de su pasado medieval con muestras de arquitectura decimonónicas, que junto el paseo marítimo, los jardines y parques, comercios, sidrerías... crean una villa coqueta y viva.



 

Qué vimos en Navia


Patrimonio arquitectónico


Muralla medieval y Casa de Coaña
Queda un pequeño lienzo de lo que fue la muralla de Navia, que a diferencia de otras, ésta no bordeaba todo el perímetro de la población medieval, ni se construyó como elemento defensivo sino como símbolo de privilegio.
En el S. XVII, sobre sus muros se construye una vivienda particular, conocida como la Casa de Coaña.


Muralla medieval y arcos de la Casa de Coaña


Iglesia de Ntra. Señora de la Barca

De estilo neogótico se levanta sobre la actual Plaza de Abastos.


Casino de Navia
Fue construido entre 1919-1922 por los emigrantes americanos. Ha estado en funcionamiento desde entonces hasta hace unos meses, cuando la sede pasó de tener unos 600 socios a tan solo 30, y se vieron obligados a donar el edificio al Ayuntamiento. Actualmente está cerrado a la espera de reformas para darle un nuevo uso cultural y social.

Aprovechando que había una pequeña exposición, un antiguo socio nos enseñó el Casino y nos contó el uso de las diferentes salas. Dimos un divertido paseo en el tiempo, a los bailes de salón y a las tertulias del principios del S. XX.


Casino de Navia

Escalera interior del Casino



Casas de indianos

Otras construcciones de indianos en Navia son: el Palacio de Arias, adaptado en hotel-apartamento, el Palacio de Pérez Casadoiro, en estilo montañés, la Casa de Ramón Valdés...


Palacio de Pérez Casadoiro



Parque Campoamor

Ramón de Campoamor nació en Navia en 1817. Junto a la ría, un parque con una escultura del poeta y político recuerdan al ilustre naviego.

Parque Ramón de Campoamor


Faro de S. Agustín

En el margen izquierdo de la ría de Navia, en la localidad de Ortiguera, se encuentra el cabo de S. Agustín, un buen lugar para contemplar Navia, la ría, el mar y la puesta del sol en el cantábrico. Junto al antiguo faro se levanta el actual y la capilla de S. Agustín del S. XVII.



El antiguo faro de S. Agustín


 

 Patrimonio Natural

 

Paisajes de Navia


El principal atractivo natural de Navia se concentra en sus 12 kms. de costa; acantilados y playas se asoman al mar creando sugerentes composiciones en verdes y azules. Son seis las playas de Navia, entre las que destaca:

Playa de Frejulfe

Esta paradisiaca playa de arena gruesa dorada tiene el privilegio de contar con un cordón dunar poblado con flora característica de las dunas, con un bosque de pinos y eucaliptos y con el arroyo de Piñera o Frejulfe que en su curso hacia la desembocadura va formando lagunas entre junquillo y otras plantas endémicas. Gaviotas y cormoranes también forman parte de este agraciado paraje.

Esta playa fue declarada Monumento Natural.


Playa de Frejulfe



Arroyo de Frejulfe


Playa de Barayo

Entre paisajes de acantilados y verdes prados se esconde una de las playas más bonitas de Asturias. Río, dunas, marismas y bosques crean un entorno de gran valor ecológico y paisajístico, imágenes espectaculares, vegetación exuberante y cobijo de especies amenazadas como la nutria, el ostrero común y el cormorán moñudo.
Playa compartida por los concejos de Navia y Valdés, siendo el río Barayo la línea divisoria. 

Catalogada como Reserva Natural Parcial de la Biosfera y Reserva Natural.


Playa de Barayo

Playa de Barayo

Acantilados en la playa de Barayo



 

Puerto de Vega

En el concejo de Navia se encuentra este pintoresco pueblo marinero, nombrado Pueblo Ejemplar en 1995 y elegido en 1998 el pueblo más bonito de Asturias.

Aquí la primera impresión fue placentera, esa sensación de retroceder a las poblaciones marineras de antaño. Pequeña, cuidada y llena de detalles, la villa de Puerto de Vega desprende sabor marinero en sus calles y callejuelas.

Qué vimos en Puerto de Vega


Su atractivo se centra en la zona del puerto, que ya en tiempos pasados fue un activo puerto comercial y ballenero. Hoy, da abrigo a barcos que se dedican a la pesca de merluza, pulpo, mariscos y en especial de percebe.

 


En el puerto pudimos ver:

La Lonja
Construida a principios del S. XX, conserva la campana que anunciaba el comienzo de la subasta de la pesca.

La Lonja



Museo Etnográfico

En la nave de una antigua conservera se ubica un museo dedicado a la vida agrícola, ganadera y pesquera de Navia.


La muralla Almenada del s.XVIII que frenó la piratería y las invasiones extranjeras.

Muralla




El paseo del baluarte

En el que se pueden ver dos cañones del S. XVIII y un monolito dedicado a los que erigieron este recinto defensivo en el S. XVI.


Paseo del Baluarte

 
El mirador de la Riba
Un monumento dedicado a la pesca local y especialmente a la antigua caza de la ballena. Cuenta con el primer contrato ballenero que se conoce, unas quijadas de ballenas y un cañón destinado a la pesca del cetáceo.


Iglesia de Santa Marina
En la parte más alta de Puerto de Vega se encuentra este templo de la primera mitad del siglo XVIII. Su original fachada se compone de arquerías de medio punto, un balcón con molduras y se remata con dos torres coronadas por chapiteles. Aunque la obra maestra se encuentra en el interior: un retablo barroco presidido por Santa Marina.


Iglesia de Sta. Marina




Capilla de la Atalaya

Se levantó en el s. XVII sobre una ermita medieval y su interior custodia a la patrona de los marineros. 
Esta ermita se ubica en un precioso lugar, utilizado antaño como secadero de pescado, tendedero de redes y atalaya para el avistamiento de ballenas. Desde aquí, las vistas a los acantilados y a la costa de Navia son excelentes.  

Además de la ermita, en este lugar también se encuentra el monumento dedicado al escritor y político Gaspar Melchor de Jovellanos que se refugió en Puerto de Vega hasta su muerte.




Capilla de la Atalaya

Vista desde la capilla de la Atalaya


Paisajes de Puerto de Vega



Gastronomía

Navia no iba a ser menos en este apartado que cualquier otro municipio asturiano. En su carta destacan los productos de mar: pulpo, calamares, percebes, pitxin (rape), merluza, langosta, anchoas..., los productos de la tierra como las famosas fabes y también sus buenas carnes: ternera, buey ..., todo ello acompañados, como no, por la sidra, el albariño o el ribeiro. En el apartado de los postres, son los lácteos los que sobresalen.

En Navia comimos en la sidrería El Cantábrico y en el restaurante Blanco. En Puerto de la Vega en la sidrería Jorge. Para repetir en cualquiera de ellos.



Un poquito de Historia


Con anterioridad al actual, ha tenido Navia dos emplazamientos primitivos, testimoniados por la historiografía clásica y por protocolos particulares. 

Entre los siglos X - XII, existieron un primer asentamiento en un lugar de Villalonga (Vallín de Trave) y otro a orillas del río, entre Las Aceñas y Armental. Sabemos de restos de muro defensivo en el primer establecimiento, y de indefensión total en el segundo, siendo factores ambientales los que forzaron el abandono y la traslación. Aunque recibió carta puebla de Alfonso X a finales del siglo XIII, languideció durante siglos a la sombra de Luarca y Puerto de Vega. 

En 1719 tenía menos de cuarenta casas y en 1798 no alcanzaba aún los cuatrocientos habitantes. Su prosperidad empieza a labrarse durante el siglo XIX, a mediados del cual superaba ya los ochocientos habitantes. 

De la primera mitad del siglo XIX merece ser recordado el episodio de la guerra contra Francia ocurrido en el amanecer del 25 de Mayo de 1809, cuando el coronel Francisco de la Sierra y Llano, del palacio de Andés, emplazado con un cañón en la colina de El Espín, es sorprendido por la espalda y derrotado por el Mariscal Ney, refugiándose en su casa solariega que fue saqueada e incendiada. 
A finales del siglo (1888) se inicia el derribo de la muralla para facilitar la expansión urbana. También es demolida la vieja iglesia, sustituida por el nuevo templo parroquial abierto al culto en 1895. En el año 1896 se estrena el alumbrado público con faroles de petróleo, en 1897 las oras de la dársena y en 1899 los sistemas de conducción de agua potable y de aguas residuales.
 
Durante la guerra civil, tiene lugar la voladura del puente en la noche del 31 de julio de 1936. Las tropas nacionales entran en la villa el 1 de agosto, y en la tarde del 28 de septiembre es bombardeado el puente por la escuadra republicana.
 
Tiene lugar una reactivación en los años 1952 - 1954, y un gran despegue generalizado (agricultura, industrias, servicios) a partir de 1960, enormemente potenciado con la modernización del campo, la industria lechera, astilleros, pasta de papel, construcción, etc."


Fuente: http://www.occidente.com/navia/villahistoria.htm











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)