martes, 15 de marzo de 2016

Ermita de S. Antonio de la Florida (Museo). Madrid


"El tiempo también pinta"

Francisco de Goya y Lucientes

 



Escultura de Goya frente a la ermita de S. Antonio de la Florida



 

 

Ermita de S. Antonio de la Florida (Madrid)


No es un lugar al que habitualmente se acercan los turistas y visitantes que llegan a la capital, quizás por no estar en el centro histórico de la ciudad, pero sí es un lugar indispensable para todo aquel que esté interesado en seguir los pasos artísticos de Francisco de Goya por Madrid, o en conocer el templo donde descansan sus restos mortales, o simplemente por curiosidad, para saber los motivos que llevaron a construir dos ermitas gemelas junto al río Manzanares.


Realmente, merece la pena acercarse hasta la ermita de San Antonio de La Florida, la llamada "Capilla Sixtina de Madrid", y dejarse sorprender por unas originales pinturas que delatan las intenciones de innovar de Francisco de Goya adelantándose a las corrientes expresionistas e impresionistas. Y es que, los frescos de San Antonio de la Florida no son los que normalmente contemplamos en cualquier iglesia, pues aquí, Goya seduce al espectador con escenas populares, castizas, vivas, espontáneas y con un excelente tratamiento de luz y color.


Ermitas de S. Antonio de la Florida. A la derecha, la ermita-museo





La ermita de S. Antonio de la Florida se construyó entre 1792 y1798 por orden de Carlos IV. Es una pequeño templo en estilo neoclásico sencillo y elegante.

Francisco de Goya fue el encargado de la decoración interior, pues era el pintor de la Corte. El trabajo se llevó a cabo entre agosto y diciembre de 1798, época en la que el pintor no pasaba por unos de sus mejores momentos pues la sordera avanzaba.

En su proyecto tuvo en cuenta que estaba decorando uno de los templos más populares de Madrid, por lo que optó por escenas populares y festivas, que retratasen el ambiente madrileño de esa época.

Los elementos decorados por Goya son: el ábside con una representación de la Adoración de la Trinidad; las pechinas y las bóvedas con querubines y bellas "ángelas" de gran sensualidad descorriendo cortinones; y la cúpula con la representación del Milagro de S. Antonio.

Y es este último, la cúpula, el elemento que más sorprende y cautiva; en la parte alta, en lugar de la escena celestial aparece un cielo y un paisaje claro, los personajes se sitúan alrededor de una barandilla fingida (un recurso muy vistoso que había descubierto en Italia) para presenciar el milagro de San Antonio. Los personajes son majas, majos y chisperos con posturas y gestos cargados de naturalidad y espontaneidad: unas mujeres cuchicheando, un niño subido en la barandilla, un hombre alzando la mano, otro abrazando a una mujer...
Debajo del pueblo sitúa la escena celestial con ángeles y "ángelas".
Estamos ante una de las obras goyescas más originales y que mejor refleja la admirable personalidad del pintor. Una obra de arte que despierta el interés de cualquier visitante y deleita a todos los amantes de la genialidad de Francisco de Goya.




San Antonio


"Ángelas"















Majas en la barandilla





La ermita de S. Antonio de la Florida fue declarada Monumento Nacional en 1905.

En 1919 se trasladaron de Burdeos a este templo los restos mortales de Francisco de Goya junto a los de su suegro y amigo Martín Miguel de Goicoechea, para evitar un posible error de identificación pues estaban enterrados juntos.
El panteón del pintor se encuentra a los pies del presbiterio, con la misma lápida que tuvo en el cementerio de Burdeos.

En 1925 se levanta una iglesia gemela junto a la original para reservar la original como museo.



Monumento dedicado a Francisco de Goya en el Paseo de la Florida



*Dirección Ermita de S. Antonio de la Florida (Museo):
  Glorieta S. Antonio de la Florida,  5  28008  (Madrid)

*Horario:
 De martes a domingos y festivos de 9:30 a 20 horas.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)