viernes, 17 de junio de 2016

La Hoz de Carboneros. Navahermosa (Toledo)


"Poned sobre los campos 
un carbonero, un sabio y un poeta.
Veréis como el poeta admira y calla,
el sabio mira y piensa...
Seguramente, el carbonero busca
las moras o las setas.

Llevadlos al teatro 
y sólo el carbonero no bosteza.
Quien prefiere lo vivo a lo pintado
es el hombre que piensa, canta o sueña.
El carbonero tiene
llena de fantasías la cabeza"

Campos de Castilla. Antonio Machado






Hoz de Carboneros. Navahermosa (Toledo)


La Hoz de Carboneros

La Hoz de Carboneros se encuentra en el termino municipal de Navahermosa, en la comarca de los Montes de Toledo. El nombre se debe a que era el lugar elegido por los carboneros para elaborar el carbón vegetal.
Es un valle que se extiende a lo largo del curso de los arroyos Trevejiles y Gimena, estrechándose en la parte más alta, en una garganta donde el agua se precipita creando bonitas cascadas. Y es el agua cristalina que desciende por arroyos y regatos el principal atractivo de este lugar.

La Hoz de Carboneros es un paraje poco conocido, quizás porque el protagonismo se lo llevan otros espacios de los Montes de Toledo más promocionados dentro del Parque Nacional de Cabañeros. Pero es en esta soledad donde radica parte del encanto, pues nos permite disfrutar con exclusividad y sosiego del sonido del agua, del canto de los pájaros, de la exuberante vegetación mediterránea...



Cascada de la Hoz de Carboneros





Ruta la Hoz de Carboneros

Para adentrarnos entre estos desconocidos y salvajes paisajes seguimos la ruta de la Hoz de Carboneros, una ruta no muy bien señalizada y con algunas dificultades ya en el tramo final pero estas circunstancias eran parte de nuestra aventura. Como recompensa, cada vez que creíamos haber perdido la senda nos topábamos con un bonito salto de agua o unas espectaculares vistas.

El campo lucía todo el esplendor de una primavera bastante lluviosa que también beneficiaba al caudal de las cascadas. Habíamos elegido un día de primavera perfecto, soleado pero sin altas temperaturas, para  conocer la Hoz de Carboneros. En otoño, con el campo teñido en ocres y rojizos, también debe ser un buen momento para realizar esta ruta, además acompañados por la berrea de los ciervos; y habrá que volver en invierno cuando las bajas temperaturas forma carámbanos con el agua; desistiremos durante el verano pues hay tramos con poca sombra y perderá parte de su encanto cuando los arroyos y regatos lleven menos caudal.

Existe la posibilidad de hacer la ruta circular o la ruta lineal. Nosotros hicimos la lineal, ida y vuelta por el mismo recorrido, con un total de algo más de 8 km. y con un dificultad baja-media, teniendo en cuenta los arriesgados últimos tramos y la falta de señalización. Guiarse por la intuición y por las marcas que van dejando otros senderistas (montoncitos de piedras) va a ser necesario para llegar hasta el final de la ruta.
Ambas rutas se inician en el mismo sitio, en la entrada del coto social de Navahermosa; la lineal sigue la pista forestal y la circular toma un sendero que sale a la izquierda de la pista. 

Para llegar hasta el lugar de inicio de la ruta, hay que salir del pueblo de Navahermosa con dirección al cementerio y continuar siempre recto, dejando el castillo de Dos Hermanas a la izquierda y sin hacer caso a otros caminos que se desvían hacia la derecha. El coche se puede aparcar en la misma entrada del coto.

Y éstas son las imágenes, que valen más que mil palabras:



Entrada al coto social


Las primeras vistas del recorrido


Romero, encina, rebollos...






La senda se va estrechando





Lavanda, tomillo, jara...


Bosques de rebollos





Pequeño salto de agua


La ruta se va complicando



Primera cascada





Pliegues

...Y la espectacular cascada de la Hoz de Carboneros

Cascada Hoz de Carboneros



Cortina de agua


Vegetación

Típica mediterránea. Los árboles que se extienden por este valle son  rebollos, encinas, pinos rodenos y algún árbol relicto como el tejo. Mucho matorral aromático: jara pringosa, lavanda, tomillo, romero... Y al ser primavera, disfrutamos de una explosión de colores por las variadas flores silvestres que alfombraban el paisaje.

Peonias




Jara Pringosa






















Fauna


Nada más comenzar la ruta tuvimos la suerte de ver una oropéndola, por lo que pensamos que al ser el lugar tan poco transitado nos íbamos a llevar alguna otra sorpresa. Y así fue, pues vimos abubillas, lavanderas y escuchamos infinidad de cantos de pájaros; también buitres y rapaces; muchos reptiles que se escondían a nuestro paso, y hasta un asustado corzo en medio del camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)