jueves, 4 de agosto de 2016

Embalse de Orellana y Sierra de Pela (Badajoz)



"Los malos momentos vienen solos, pero los buenos hay que buscarlos"

La voz dormida. De la escritora pacense Dulce Chacón



Embalse de Orellana



 

Embalse de Orellana y Sierra de Pela (Badajoz)

En un paisaje de llanuras con  suaves ondulaciones, entre campos de cereales, pastizales y dehesas, descubrimos un mar de agua dulce; estábamos ante el Embalse de Orellana, donde las aguas del río Guadiana quedan retenidas en un espacio de 5.500 Ha. constituyendo una de las reservas de agua con mejor calidad de España.

El Embalse de Orellana se encuentra en Badajoz, en la comarca de la Siberia, fue construido en 1961 y es una de las pocas zonas húmedas de Extremadura que pertenece a la lista de humedales de importancia internacional (Convenio de Ramsa), lista en la que aparecen otros lugares de nuestra geografía como las Tablas de Daimiel, el Delta del Ebro o Doñana.


Embalse de Orellana la Vieja

Pastizales junto al embalse de Orellana

Dehesas

 

 

Qué visitamos por el Embalse de Orellana y Sierra de Pela


Si el embalse en sí es sorprendente por sus dimensiones y por la calidad de sus aguas, el entorno también es digno de admiración: la Sierra de Pela, los humedales, las vegas y las llanuras configuran un paisaje de gran biodiversidad. 

Junto a este patrimonio natural coexiste el patrimonio arquitectónico de los pueblos que rodean al embalse: Orellana la Vieja, Orellana de la Sierra, Navalvillar de Pela, Puebla de Alcocer... Por lo que nuestra visita a este espacio de la comarca de la Siberia no se limitó únicamente al embalse de Orellana.

Estuvimos en:


Playa de Orellana la Vieja

La primera playa fluvial en España que ha recibido una bandera azul. Ha merecido este reconocimiento por la calidad del agua, la ubicación en un espacio protegido y las infraestructuras disponibles que lo convierten en un verdadero mar de interior donde es posible disfrutar de una zona de baño y de la práctica de deportes náuticos.
Realmente, si no fuera porque el agua no es salada y el horizonte no es infinitamente azul, por las instalaciones cualquiera diría que estábamos en una zona playera de la costa.

Playa de Orellana la Vieja
Playa de Orellana la Vieja
Práctica de deportes náuticos en el embalse de Orellana

Puerto deportivo



Orellana la Vieja


Paseando por sus calles pudimos apreciar algunas muestras de arquitectura popular, además de la iglesia de la Inmaculada Concepción (s. XVI) y el castillo-palacio de los Altamirano (el exterior) con su dos magníficas torres.
El pueblo cuenta con un pequeño hotel y varios restaurantes y bares para atender la demanda de los veraneantes que llegan a su playa.




Iglesia de la Inmaculada Concepción

Castillo-Palacio de los Altamirano


 


 

 









Puente de Cogolludo

Desde Orellana la Vieja nos dirigimos a Puebla de Alcocer, pero antes hicimos una parada en el puente de Cogolludo, el mejor lugar para tomar panorámicas del embalse y su entorno, así como para apreciar la fauna y la vegetación de este enclave.

El camino que conduce hasta este puente atraviesa dehesas de encinas, pastizales, campos de cereales y monte mediterráneo donde habitan el águila perdicera, el alimoche, la cigüeña negra, el cernícalo... Ya en el puente, pudimos ver sobrevolando el embalse ánades, garzas y garcillas, bajo sus aguas barbos y lucios.

Y de contemplar aves y peces, viajamos en el tiempo hasta la época de los romanos, pues en las inmediaciones al puente de Cogolludo se encuentran las ruinas romanas de Lacimurga.

Embalse de Orellana y Sierra de Pela desde el puente de Cogolludo
Puente de Cogolludo

Garza sobrevolando el embalse



Ruinas de época romana

Ruinas de Lacimurga


































Puebla de Alcocer

El castillo del siglo XV se alza sobre una colina dominando visualmente buena parte de la comarca.

A la entrada del pueblo, viniendo desde Esparragosa de Lares, hicimos una parada frente al convento de las Agustinas, convento construido en el s. XVI y formado por una iglesia y un bello claustro pero en un lamentable estado de deterioro. Paramos alertados por las numerosas aves que revoloteaban sobre el edificio, sobre todo cigüeñas y cernícalos.



Castillo de Puebla de Alcocer


Cigüeñas en el convento de las Agustinas






Parque Periurbano de Conservación y Ocio Moheda Alta

Se encuentra en una dehesa de encinas en el término municipal de Navalvillar de Pela.
Este Parque tiene como objetivo dar a conocer los aspectos más importantes sobre la biología, hábitat, comportamiento y rutas de migración de la grulla común, así como el origen, la intervención del hombre y el aprovechamiento de las dehesas.

El Parque Periurbano de Conservación y Ocio Moheda Alta cuenta con un centro de interpretación,  tres torretas elevadas para la observación de las aves y un albergue.
Tres sencillas rutas nos permitieron recorrer el Parque y acercarnos hasta los miradores donde pudimos observar las aves que habitan en esta zona (anátidas, avesfrías, rapaces, gaviotas...) y contemplar los diferentes paisajes (dehesas, arrozales, pastizales y cultivos de regadíos).

Parque Perirurbano de Conservación y Occio Moheda Alta. Navalvillar de Pela

Parque Perirurbano de Conservación y Occio Moheda Alta

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)