La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila se encuentra al noreste de la provincia de Zamora, en plena comarca natural de Tierra de Campos, y ocupa una superficie de casi 33.000 hectáreas.

Las imágenes que nos encontramos en la Reserva fue un horizonte de llanuras cerealistas que ya empezaban a verdear, interrumpido por poblaciones que por su pequeña extensión no terminan de romper con la monotonía del paisaje. Salpican este horizonte unas construcciones que forman parte de la tradición y la cultura de Tierra de Campos, son los palomares, arquitectura popular con diferentes formas (cuadradas, circulares, rectangulares), en estado de abandono algunas y otras reformadas, todas realizadas en adobe, madera y teja roja.
En el centro de este infinito campo de cultivo surge un pequeño oasis de lagunas salinas y estacionales: Laguna Grande, Barillos y Salinas, junto a otros humedales más pequeños.

Y animando este paisaje tan uniforme, la algarabía de la abundante avifauna que aquí habita.



Tierra de Campos

Laguna Grande. Al fondo el pueblo de Villafáfila
Iglesia de Villafáfila

Laguna Grande
Observatorio en la Laguna Grande. Otero de Sariegos


Restos de palomar en la localidad de Otero de Sariegos

Laguna de Barillos

Palomares

Palomares

 

Fauna y flora

La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila constituye uno de los más importantes humedales del norte de la Península y el enclave más relevante de Castilla y León como refugio de numerosas y variadas especies de aves.

Es un paraíso para los amantes de los pájaros, ya sean ornitólogos o simplemente curiosos y apasionados por ese mundo, como nosotros.

La estepa cerealista da cobijo a una de las aves más emblemáticas de la Reserva: la avutarda, la más voluminosa de las especies de la avifauna ibérica y la más pesada de las aves voladoras. Los más de 2.000 ejemplares que aquí habitan conforman una de las mayores poblaciones de avutarda de Europa.
También eligen estos campos el cernícalo primilla, el aguilucho cenizo y el sisón.

Las lagunas son un excelente hábitat para las aves migratorias; el ánsar común es el grupo más numeroso (una media de 26.000 individuos invernantes en la última década) conviven con la grulla, el ánade friso, el porrón moñudo y la cerceta común.
Como nidificantes, en la laguna: la cigüeñuela, la avoceta, el aguilucho lagunero, el avefría, el azulón, la cigüeña blanca, el pato cuchara y el chorlitejo chico.