viernes, 30 de junio de 2017

Hontanar y Malamoneda. Montes de Toledo (Toledo)



"¿Qué le habremos hecho al tiempo para que nos castigue de esta manera?
Aquí, antes llovía mucho, los arroyos siempre llevaban agua, tenían vida, daban vida... Todo estaba verde, daba gusto verlo... ¿Qué le habremos hecho a la naturaleza para que nos trate así...?"

Un pastor de Hontanar





Despoblado de Malamoneda. Hontanar (Toledo)




Hontanar


Llegamos a Hontanar con la intención de hacer una ruta que en cierta ocasión nos habían comentado en una oficina de información del Parque Nacional de Cabañeros. Recordábamos que nos habían contado que era una ruta circular de 6 ó 7 km., salía del pueblo de Hontanar y discurría por un paisaje de bosque mediterráneo bañado por varios arroyos. Y que por lo visto, lo más espectacular era una cascada a mitad de camino con el nombre de "Chorrera de las Lanchas".

Pero al llegar al pueblo, unos vecinos nos alertaron de la escasa (nula) lluvia con la que había pasado la primavera por el lugar, y por lo tanto los arroyos estaban secos y no había ningún salto de agua. A pesar de esto, no nos desanimamos a pasear y disfrutar de un día de campo, con la intención de volver en otoño o invierno, si el tiempo levanta el castigo y llegan las preciadas lluvias a Hontanar.

Hontanar se encuentra en la provincia de Toledo, en el valle que forman los arroyos de Cedena y Pasadero, dentro de los Montes de Toledo. Pertenece a la zona de influencia del Parque Nacional de Cabañeros. Su nombre deriva de la palabra latina fontana (fuente  de agua), lo que hace suponer, como bien decía el pastor, que desde siglos atrás una de las mayores riquezas de Hontanar ha sido el agua.

De Hontanar salen dos rutas circulares por donde el caminante estará en contacto con la vegetación mediterránea característica de esta zona: tomillo, jara, robles, pinos, encinas..., además podrá contemplar unas estupendas vistas a los montes y al pueblo. Estás rutas son: la ruta del Collado de la Madroña, de 6km.  y la ruta de los Porches de 7km. atravesando un magnífico robledal. Las dos rutas acercan hasta la Chorrera de las Lanchas.



Rutas por Hontanar

Bosque de robles
Cabañeros desde Hontanar

Entre jaras, encinas y robles

Pista por la ruta de los Porches









Despoblado y Necrópolis de Malamoneda


Y lo que no esperábamos en nuestra excursión, era llegar hasta uno de los parajes más mágicos de los Montes de Toledo: el despoblado y la necrópolis de Malamoneda, donde fuimos sorprendidos con las huellas de distintas civilizaciones, desde la prehistoria hasta el S. XIX, participando de los misterios e incógnitas que guardan algunos de los restos allí encontrados.





Los restos del yacimiento de Malamoneda acreditan que hubo un asentamiento humano desde el Neolítico hasta su abandono en el S. XIX. Es por lo tanto, un interesante recorrido por distintas culturas : vetones, romana, visigoda, musulmana y cristiana.

El yacimiento de Malamoneda se compone de:
* Restos de santuarios o pilas de sacrificio de la cultura celta.

* Una torre vigía construida entre los siglos XII y XIV cuya función fue controlar el paso entre los montes y alertar del avance de enemigos. Se encuentra muy deteriorada, pues sus piedras fueron reutilizadas en la construcción del poblado.

* Un castillo o convento que todavía conserva gran parte de los muros y la cerca. Aunque se desconoce la fecha de su construcción, todo parece indicar que perteneció a la Orden del Temple.

* Y la parte más misteriosa del yacimiento es una necrópolis con más de 100 sarcófagos esculpidos en la dura roca. Su origen parece ser que es romano y que se continúo utilizando hasta la etapa de la repoblación cristiana. De los enigmas pendientes de resolver por los arqueólogos, quedan los nombres célticos de ciudadanos romanos esculpidos en las estelas funerarias.

Un bolo de granito con dos tumbas en su interior conserva dos inscripciones ilegibles que según cuentan los lugareños son las Tablas de la Ley con los Diez Mandamientos. Por lo visto, se analizaron con láser y descubrieron que se trataba de dos estelas funerarias romanas relacionadas con las dos tumbas, que parece ser dieron sepultura a un hombre y su joven hija.

En el yacimiento también quedan las viviendas derruidas de lo que un día fue el poblado de Malamoneda; algunas han sido reconstruidas para utilizarlas como corrales y granjas.


Despoblado de Malamoneda con la torre vigía sobresaliendo
Torre Vigía



Necrópolis de Malamoneda y restos de posibles santuarios utilizados por los vetones.
Tumbas excavadas en la roca de granito






Esta tumba es de las pocas que todavía conserva su tapa




Epígrafes funerarios de tipo romano en un bolo de granito 


Restos del poblado de Malamoneda

hoy convertido en granja

 

Leyenda de Malamoneda


Y la leyenda cuenta que en tiempos de reconquista, estas tierras eran defendidas por los monjes-guerreros de la Orden del Temple. 

En una granja a orillas del arroyo de Cedena, los caballeros templarios fueron cercados en la torre vigía por los musulmanes. Muchos días duró el asedio y viendo los musulmanes que no podrían tomar la fortaleza guerreando, decidieron secuestrar a dos caballeros y ofrecerles una recompensa de monedas de oro, si a cambio les abrían el portillo de la torre. Al primero lo decapitaron porque se negó a ello, el otro consintió y recibió una moneda de oro como anticipo. 

Al caer la noche, el templario traidor abrió la puerta y los árabes entraron a la torre matando a todos los caballeros, pues se encontraban dormidos e indefensos. Cuando el traidor fue a recoger la recompensa, también fue decapitado.

Los cadáveres fueron arrojados a los roquedales y cuando llegaron las huestes cristianas, descubrieron que los cuerpos de los guerreros templarios habían derretido la piedra hasta convertirlas en sepulturas. Todos menos uno, el cadáver del traidor había quedado encima de la piedra y había sido devorado por los buitres, conservando en la mano cerrada la moneda de la traición.

Y de ahí el nombre de Malamoneda.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)