lunes, 1 de octubre de 2018

Cabo de Gata (Almería)




"Hay una acequia en la linde del camino y los bancales están todavía húmedos. Poco a poco nos acercamos a un cortijo. Parece grande, y las palmeras y el rubor del agua le dan el romanticismo de un oasis enclavado en medio del desierto [...]".

Campos de Níjar. Juan Goytisolo



Cabo de Gata


 

Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería)


El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar es un auténtico museo de fenómenos volcánicos al aire libre. Un prodigioso ejemplo de vida en las desfavorables condiciones de una tierra inhóspita. Un admirable paisaje virgen formado por montañas volcánicas, arrecifes, albuferas y dunas. Un excepcional fondo marino de generosas entrañas. Un patrimonio arquitectónico que no se alza en forma de catedrales, ni mezquitas, sino en sencillos aljibes, molinos y norias. Un rico legado antropológico que nos relata los esfuerzos del hombre por adaptarse a tan árida tierra.
Una larga Historia de invasiones, conquistas, intereses y olvido.
Un lugar para descubrir y redescubrir.

 

Descubrir Cabo de Gata


Amanecer en Cabo de Gata
Amanecer en Cabo de Gata



Antes de iniciar el viaje al Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, había recopilado información tanto de naturaleza como cultura e historia. Para conocer un poco más, también contaba con la lectura de la novela "Campos de Níjar" de Juan Goytisolo, una excelente descripción de la región y sus habitantes en los años 50. (Todas las citas que aparecen en esta entrada pertenecen a dicha novela).
Además, una de las primeras visitas fue al Museo Minero de Rodalquilar que nos ayudó a reconocer la composición de los diferentes paisajes que fuimos encontrando.

Toda esta información fue imprescindible para descubrir la riqueza del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Conclusiones:


1. Geología

"En aquel universo exclusivamente mineral, la calina inventaba espirales de celofán finísimo [...]".

Cabo de Gata es el complejo volcánico fósil más singular de Europa. Las colinas que a simple vista nos pueden parecer cerros comunes son auténticos volcanes hoy fosilizados. Podemos pensar que el castillo de S. Felipe se asienta sobre una gran roca blanca pero en realidad es una duna fosilizada, al igual que la bonita cala de Enmedio. El faro de Mesa Roldán se alza sobre un arrecife. Y la playa de Mónsul es un ejemplo de lengua de lava.

Cantos volcánicos, magmática volcánica (cenizas), caliza arrecifal, andesita basáltica (lava fosilizada)..., es el suelo que pisas en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Dunas fosilizadas y volcanes en los Escullos de Cabo de Gata.
Volcán y lava fosilizada
Castillo de S. Felipe sobre duna fosilizada





2. Fauna y vegetación

 "El rigor del clima reduce el arbolado a su más mínima expresión. Hay zarzales, palmitos, alguna chumbera mordisqueada por las cabras [...]"

En Cabo de Gata las lluvias son escasas, las temperaturas altas y la insolación elevada. No llega a ser un clima desértico por las llamadas "precipitaciones ocultas" (evaporación del agua marina que con el frío de la noche se precipita en forma de rocío). A pesar de tan duras condiciones, la vida animal y vegetal bulle en esta tierra.

En el apartado de vegetación es la pita la más representativa del Parque. También habitan espino negro, palmito, nopal, henequene, aulaga morisca, siempreviva... Algunas especies son típicamente africanas, se trata de reliquias de antiguos periodos geológicos (cuando los continentes estaban unidos) o traídas en semillas por el viento y las aves migratorias.

El reino animal cuenta con lagartija coliverde, camaleón, conejo, liebre, jineta, águila perdicera, buho real, aunque la presencia más destacable son las aves acuáticas y se concentran en las salinas.

Mundo muy diferente en la Reserva Marina, donde la vida animal y vegetal crece en multitud de formas. Las praderas de Poseidonia Oceánica son el hábitat de numerosas especies y responsable   de la gran riqueza biológica de la zona.

Pitas en Cabo de Gata. Flores de pita
Pita
Palmito. Vegetación de Cabo de Gata
Palmito
Azucena marina






Collalba negra en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar
Collaba Negra, el ave más representativa del Parque



Lagartija colilarga

Libélula



 3. Paisaje

"[...] el paisaje es casi lunar. Alberos, páramos y canchales se suceden hasta perderse de vista en el horizonte. El suelo está cubierto de esquirlas. En verano las piedras retienen el calor y cuecen hasta agrietarse. En varios kilómetros a la redonda no se divisa un sólo árbol".

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar se constituye en dos áreas muy diferentes. Por un lado está la Sierra de Cabo de Gata  y por otro la llanura litoral de la bahía de Almería.

La Sierra de Cabo de Gata es un paisaje geológico de volcanes y arrecifes. Un museo al aire libre de rocas volcánicas con caprichosas formas, composición y textura. Un muestrario de colores ocres, rojos y grises.
La Bahía de Almería es un paisaje de albuferas, dunas y playas fósiles. La albufera de Cabo de Gata ha sido adaptada por el hombre para la obtención de sal. Un proceso que ha llegado a modificar el paisaje pero interactuando con la naturaleza y manteniendo el equilibrio ecológico.
Aquí la costa es una línea abierta, amplia y sin recodos.

Paisajes volcánicos de Cabo de Gata
Paisaje de la Sierra de Cabo de Gata
Salinas de Cabo de Gata
Paisaje de la albufera de Cabo de Gata




 4. Patrimonio histórico-cultural

"Por eso me gusta Almería. Porque no tiene ni Giralda ni Alhambra. Porque no intenta cubrirse con ropajes ni adornos. Porque es una tierra desnuda, verdadera [...]" 


El Parque Natural de Cabo de Gata no cuenta con el rico patrimonio artístico-monumental de otros lugares de Andalucia. Pero si guarda un interesante y sencillo legado dejado por las distintas culturas a lo largo de milenios. 
Así, del pasado romano quedan restos de villas y factorías de salazón. Los árabes introdujeron la agricultura de regadío, de la que existen numeras muestras como los curiosos aljibes con casquete, norias, acequias... también los sistemas defensivos y la artesanía del barro, seda y esparto, que hoy perdura. Tras la conquista cristiana se instalaron numerosas construciones defensivas, son las torres de vigía que hoy vemos por la costa. Los molinos harineros nos llevan a los cultivos de cereales de principios del s. XX y las infraesctruras mineras de Rodalquilar hasta las explotaciones del siglo XIX y la fiebre del oro del s. XX.  

Vestigios de otras épocas que revelan la singularidad cultural de Cabo de Gata.

Aljibe de Cabo de Gata
Aljibe con cúpula de casquete



5. Historia

"Ocupada sucesivamente por fenicios, cartaginenses, romanos, visigodos, Almería conoció un breve período de esplendor durante los albores de la dominación musulmana [...] Desde su conquista por los Reyes Católicos la región ha sufrido una ininterrumpida y patética decadencia. La monarquía española le envío a sus gobernadores y alcaldes, pero Almería no se integró verdaderamente en España. Los Almerienses regaron con su sangre las posesiones de Europa, África, Oceanía, América y su sacrificio no aportó ninguna compensación a su patria chica. La tala de bosques, la emigración, transformaron en el desierto de ahora su antiguo paisaje. Colonizada por el poder centralista de los Borbones -como luego lo fue por la industria extranjera o catalana-, Almería fue descuidada por reyes, ministros, reformadores, escritores. Una leyenda  de incomprensión y olvido debía mantenerla alejada de todos los movimientos renovadores que en España se produjeron [...]"






Qué ver en Cabo de Gata

 

 

Plano del Parque Natural Cabo de Gata-Nijar
El mapa que nos guió por Cabo de Gata




"Entre Cabo de Gata y Garrucha media una distancia de casi un centenar de kilómetros de costa árida y salvaje, batida por el viento en invierno, y por el sol y el calor en verano, tan asombrosamente bella como desconocida. Hay acantilados, rocas, isletas, calas. La arena se escurre con suavidad entre los dedos y el mar invita continuamente al baño".

 

1. Carboneras


"La costa se alejaba en escorzo hacia los acantilados de Mesaroldán y Playa de los Muertos, en dirección a Garrucha [...]"


Nuestro recorrido por Cabo de Gata lo iniciamos en Carboneras, entrada norte al Parque Nacional de Cabo de Gata.  


Lugares que visitamos:

Playa del Algarrobico 
El primer paraje que nos encontramos en el límite del parque es la sierra de Cabrera y la playa del Algarrobico. Un lugar excepcional por sus valores naturales y riqueza paisajística. También por albergar la población natural de Tortuga Mora, única en Europa; la formación de cornicales mejor conservada del continente; y la desembocadura del Alías, único río del Parque con aguas permanentes.
Y parece mentira que en este lugar de características tan excepcionales, se permitiera la construcción de un gran hotel en la misma playa del Algarrobico. Afortunadamente, las obras se pararon, aunque ahí queda esqueleto y grúas. Salvo este desastre, es una bonita playa virgen de aguas cristalinas y  arena dorada, además poco frecuentada.



Pueblo de Carboneras
No todo el término municipal de Carboneras está bajo la protección del Parque Natural. Queda  fuera el núcleo urbano por la cementera y la central térmica allí ubicadas.

A pesar de esto, Carboneras tiene sus atractivos: el castillo de S. Andrés, con salas de exposiciones y un patio de armas (donde pudimos asistir a un concierto nocturno), el molino-museo, el barrio pesquero y varias playas urbanas, familiares y tranquilas, entre ellas la bonita playa del Corral.

(Playas a tener en cuenta si estás en los meses estivales, pues las vírgenes y "tranquilas" suelen estar abarrotadas. La del Corral es una continuación de la del Plomo, muy similar, de aguas cristalinas y piedrecitas de colores, pero con menos bañistas.)


Mesa Roldán
Continuando por la costa llegamos a Mesa Roldán, un arrecife fosilizado donde se alza el faro homónimo y la torre defensiva. Junto a estos, una antigua cantera de donde se extrajo la piedra para la construcción del puerto de Carboneras.
Las vistas alcanza a Agua Amarga, cala del Plomo y cala Enmedio. Preciosas con la puesta de sol.



Playa de los Muertos 
Catalogada como una de las playas más bonitas de España, y no es para menos. Agua cristalina sobre un fondo de piedrecitas de colores, una maravilla. 

El nombre que no asuste. No es que te mueras del infarto al verla, es porque las personas que se ahogan en esta zona marítima son arrastradas hasta aquí por la marea.

En cuanto a tranquilidad, pues a primera hora de la mañana y por la tarde. Es una playa muy, muy concurrida en verano. Cuenta con aparcamiento de pago, 4€.
Desde el aparcamiento a la playa hay unos 10-15 minutos andando.


Playa del Algarrobico. Carreteras serpenteantes. Parque natural de Cabo de Gata-Níjar
Sierra de Cabrera y playa del Algarrobico
Playa del Algarrobico en Cabo de Gata-Níjar
Playa del Algarrobico
Luna llena en la playa del Corral. Luna llena en la playa de Carboneras
Noche de luna llena en la playa del Corral
Faro de Mesa Roldán. Faro al anochecer
Faro Mesa Roldán



Torre vigía de Mesa Roldán. Cabo de Gata-Níjar
Torre defensiva Mesa Roldán


















Playa de los Muertos. Amanecer en la playa de los Muertos
Playa de los Muertos

Atardecer en la playa de los Muertos. Playa de los Muertos

Paseos al atardecer por la playa de los Muertos. Playa de los Muertos en Cabo de Gata





2. Agua Amarga

 

La población más "chic" de Cabo de Gata. Casas blancas de nueva construcción guardando la estética de las de antaño, es la fisonomía de este núcleo que ha crecido buscando un turismo más selectivo pero sin abandonar sus tradición pesquera.


Lugares que visitamos:

Cala del Plomo
Bonita playa de arena dorada con reflejos metálicos. Aguas transparentes ideal para la práctica de snorkel por la diversidad marina de sus fondos.
Para llegar a esta playa hay que tomar la carretera dirección Fernán Pérez, hasta encontrar una pista de tierra con indicación a Playa del Plomo. En este recorrido pudimos disfrutar del atractivo paisaje semidesértico con una vegetación muy característica: palmeras, pitas, nopales, palmitos e hinojo.


Cala de Enmedio
Una fantástica cala formada sobre lava fosilizada. Paisaje volcánico que a golpe de viento y mar ha ido creando caprichosas formas. Ideal para dar rienda suelta a la imaginación, y lo mismo ver una capa de chocolate blanco derritiéndose sobre un trozo de tarta, una seta, un sombrero.... incluso semejanzas con los elefantes de Dalí o la casa Batlló de Gaudí.

La singularidad y fantasía de cala Enmedio aumenta   con los rayos apagados y contraluces del atardecer. Para no perdérselo.

Para llegar a esta cala, hay que tomar una senda que sale de la cala del Plomo. Unos 20 minutos andando y habremos llegado. Hay otras sendas que salen del centro de Agua Amarga, pero nos habían aconsejado ésta y según otros bañistas habíamos acertado.


Olivo milenario
En un recodo de la rambla de los Viruegas (rambla que cruza la carretera 500 mts. antes de llegar a Agua Amarga) se encuentra un monumento natural y vivo de la época romana. Un enorme olivo con una edad de entre 1500-2000 años, superior en edad y tamaño a los del Monte de los Olivos de Jerusalén.


Cargadero de mineral
Interesantes restos de patrimonio industrial, que evidencia la importancia que tuvo la actividad minera en esta zona. Lo que propició la creación de una red de ferrocarriles mineros.
La linea ferroviaria Lucainena-Agua Amarga se inauguró en 1895. Transportaba el hierro de la mina de Lucainena hasta el embarcadero de Agua Amarga. La crisis siderúrgica durante la Primera Guerra Mundial, la competencia de los minerales africanos y el estallido de la Guerra Civil termina por hundir el sector. El cargadero de mineral de Agua Amarga cesa su actividad en 1942.


Cala del Plomo. Parque natural de Cabo de Gata-Nijar
Cala del Plomo
Cala de Enmedio. Cabo de Gata-Níjar
Cala de Enmedio
Olivo milenario de Agua Amarga. Cabo de Gata
Olivo milenario

Caargadero de metal de Agua Amarga
Infraestructuras del cargadero de metal

 

 

3. Las Negras


"Las Negras se asienta en el medio de la bahía y su aspecto asolado y ruidoso me recuerda el de los Escuyos o S. José [...]" 


Esta población de aspecto bohemio, conserva la autenticidad de los pueblos de Cabo de Gata con sus casa enjalbegadas, su molino, su barcos varados en la playa...


Lugares que visitamos:

Molino de viento
Antiguo molino de viento que actualmente hace funciones de oficina de turismo. Se puede visitar el interior y subir a la planta de arriba para ver el mecanismo. 

Playa de las Negras
Se encuentra en el centro urbano, al resguardo de una gran masa volcánica con el nombre de Cerro Negro. La arena es clara con pequeñas piedras oscuras que crean un curioso contraste. El agua es cristalina, ideal para ver peces en la misma orilla.

Cala de S. Pedro
Desde Las Negras sale un sendero que lleva a la exótica cala de S. Pedro. Es un trayecto de unos 30 minutos, pero si no estás por caminar, puedes coger una lancha en la playa de las Negras que en 10 minutos y por 10€ te deja a la orilla de la cala.

Es una cala con un aire muy desenfadado, dicen que es el último reducto de hippies en Cabo de Gata. Cuentan con improvisados puestos donde se vende ropa, pulseras,  artesanía, comida, tés... 

La playa es de arena dorada y piedras diminutas. Las aguas, tan cristalinas como todas las de Cabo de Gata. Su singularidad radica en la vegetación que crece junto a la playa alimentada por el agua de un manantial.

Junto a este escenario de cabañas de juncos al estilo Robison y banderas de piratas queda una interesante muestra del patrimonio defensivo. Son los restos del castillo de S. Pedro. Su origen es del siglo XVI como torre defensiva. Más tarde, en el siglo XVIII, ante los ataques de navíos franceses e ingleses, se reconstruye y amplia adquiriendo el aspecto actual.  
Hay que tener en cuenta, que esta  cala era un botín muy preciado por el manantial de agua y por el puerto natural.


El pueblo de Las Negras en Cabo de Gataa
Playa de Las Negras
Las Negras
Molino de Las Negras. Interior de un molino
Interior molino de Las Negras
Molino de viento. Molino de Las Negras en Cabo de Gata
Antiguo molino de viento
Cala de San Pedro en Cabo de Gata
Llegando a la Cala de S. Pedro
Puesto hippie en la cala de S. Pedro de Cabo de Gata
Cala de S. Pedro

Castillo en la cala de S. Pedro en Cabo de Gata
Castillo de S. Pedro

 

4. Rodalquilar


"La carretera se ciñe al borde del barranco y, a la vuelta de una curva, se asoma sobre los lavaderos de la empresa y el pueblo de Rodalquilar. Escalonados en la pendiente de la montaña, varios depósitos brillan al sol, intensamente rojos. Allí se decanta y lava el cuarzo aurífero[...]"


Carreteras desérticas en Cabo de Gata. Antigua mina de Rodalquilar en Cabo de Gata
Carreteras de las minas de Rodalquilar


Rodalquilar es un valle muy interesante. De actividad minera desde tiempos muy remotos, (como atestiguan los útiles encontrados que datan del 2.500 a.C.), guarda vestigios de épocas romanas, de minas de alumbres del siglo XVI, de baterías defensivas del s. XVIII y canteras del siglo pasado ligadas a la fiebre del oro. 
Escenario también de un crimen de pasión, ocurrido en el Cortijo del Fraile, y que inmortalizó Federico García Lorca en "Bodas de Sangre".


El pueblo de Rodalquilar tiene su origen a principios del s. XX como poblado minero para dar alojamiento y servicios (tenía escuela, centro social, médico...) a los trabajadores de las minas y sus familias. 
Actualmente, Rodalquilar se compone de este abandonado poblado minero con casas de una planta de un color que deja intuir que alguna vez fueron blancas. Y de una zona con viviendas de construcción más reciente, también de una planta y encaladas. 

Rodalquilar está rodeado de una vegetación más rica que en otros lugares de la zona. Esto, unido al jardín botánico que alberga, lo convierte en un agradable oasis. 

Aspecto muy diferente al de los años 50, según Goytisolo:
"Es un pueblo pequeño, asimétrico y en apariencia sin centro de gravedad[...] las casas son chatas, feas."


Lugares que visitamos:

-En Rodalquilar pueblo se puede disfrutar de la tranquilidad, del arte que decora las calles, de su buena cocina y tapas... También:

Jardín Botánico
Un jardín en el desierto, preparado para dar a conocer la biodiversidad vegetal de la provincia de Almería

Museo Geominero "La Casa de los Volcanes"
Imprescindible visita para reconocer los tesoros que guarda Cabo de Gata
El museo se divide en cuatro salas. La primera nos acerca a los Geoparques de todo el mundo; la segunda ya se concentra en la geodiversidad de Andalucía; la tercera nos describe los diferentes ambientes volcánicos de Cabo de Gata; y en la última se explica la historia geológica y minera de Rodalquilar.

Canteras e infraestructuras mineras
Una vez visitado el museo, tomamos una pista de tierra para adentramos en el valle de entrañas auríferas. 
Pudimos ver: las canteras, rodeadas por un paisaje marciano; las instalaciones de la planta Door (1931) para la obtención de oro mediante el método de cianuración; y el poblado minero de S. Diego, al que llegamos por un pasadizo que atraviesa la cantera.

-En la playa del Playazo se puede disfrutar de una extensa playa virgen de arena fina y dorada. Además de un interesante viaje al pasado de Rodalquilar, pues aquí se asentaron sus primeros pobladores. 
Quedan vestigios de los romanos en un embarcadero natural, la casa-aduana y la calzada. De las primeras explotaciones mineras de Rodalquilar quedan restos del castillo renacentista llamado Torre de los Alumbres, levantado para proteger la mina de los ataques piratas. En la orilla de la playa se encuentra la Batería de S. Ramón del s. XVIII.

*Las primeras explotaciones mineras documentadas de Rodalquilar datan del s. XVI. Eran explotadas para la obtención del alumbre, que una vez tratado actuaba como mordiente para fijar colores a los tejidos. Muy valorado por la industria textil de la época.



El pueblo de Rodalquilar en Cabo de Gata
Rodalquilar. Casas nuevas junto a las del antiguo poblado minero
Restos del antiguo poblado minero de Rodalquilar. Cabo de Gata
El antiguo pueblo de Rodalquilar
Taberna en el antiguo poblado minero de Rodalquilar
Taberna


















Jardín Botánico
Museo minero de Rodalquilar en Cabo de Gata
Maqueta de las minas de Rodalquilar. Museo Geominero



Antiguo pueblo minero de Rodalquilar en Cabo de Gata
Antiguas instalaciones mineras



Infraestructura de la antigua mina de Rodalquilar en Cabo de Gata
Lavaderos de la planta Door

Playa del Playazo. Castillo de S. Ramón. Cabo de Gata
Playa del Playazo y al fondo la batería de S. Ramón



5. Mirador de la Amatista


De Rodalquilar en dirección a La Isleta hicimos una parada en este mirador. Se sitúa en el lugar donde hubo un puesto de vigilancia de la Guardia Civil. A una considerable altura, lo que permite tener buenas vistas de la accidentada costa trazada de calas y montañas volcánicas. A los pies, como si estuviésemos sobre un cristal, pasamos un rato contemplando los fondos marinos de un mar en infinitos tonos azules y verdes.

Vistas desde el mirador de la Amatista en Cabo de Gata
Desde el mirador de la Amatista

 

 

6. La Isleta

 

La localidad costera más auténtica de Cabo de Gata. Conserva toda la esencia de los pueblos de pescadores típicos de la zona.
La Isleta parece una postal de antaño. Humildes casas de pescadores enjalbegadas, ropa tendida al sol, barquitas en la playa, antiguo lavadero junto a la sencilla iglesia, pitas y palmeras... 

Cuenta con varias playas, destacando la del Peñón Blanco por su tamaño y por los dos grandes roquedos que la protegen, uno de ellos separado de tierra y de ahí el nombre de "isleta".

Buen lugar para saborear el pescado de la zona.

La Isleta. Pueblo blanco de la Isleta en Cabo de Gata
La Isleta
Casitas blancas. Pueblo de la Isleta de Cabo de Gata
Casas de pescadores
Playa del Peñón Blanco. La Isleta de Cabo de Gata
Playa del Peñón Blanco
Galanes de Cabo de Gata. Pescado frito. Gastronomía Cabo de Gata
Galanes



7. Los Escullos

 

"Es un poblado mísero, asolado por los vendavales, cuyas casas crecen sin orden ni concierto, lo  mismo que los hongos".

Lugares que visitamos:

Castillo de San Felipe
En los Escullos visitamos el castillo de S. Felipe, por fuera porque el interior no es posible. Se trata de una construcción del s. XVIII y forma parte del proyecto de Carlos III para defender la costa de los piratas.

El castillo se asienta sobre una enorme duna fosilizada, erosionada caprichosamente por el viento y el mar.


Playa del Arco
A la izquierda del castillo, donde finaliza la duna fósil, se encuentra la larga playa del Arco, de arena fina y dorada.
Un cartel situado a la entrada, cuenta la curiosa formación de la duna fosilizada, compuesta de oolitos.


Calas del Embarcadero
A la derecha del castillo, están las calas del EmbarcaderoUtilizadas antaño por las embarcaciones que transportaban el esparto. Y de ahí su nombre. 
Tiene unos bonitos fondos marinos de piedras y poseidonia muy propicios para bucear. Pero esas mismas piedras dificultan el acceso. 


"El castillo se alza sobre unos peñascos, al borde del litoral. Parece hermano gemelo del de Garrucha pero nadie se ha ocupado de él y está medio en ruinas. Los torreones se mantienen apenas de pie y lo que se conserva del parapeto es solo un recuerdo nostálgico"


Castillo de S. Felipe. Castillo de los Escullos. Dunas fosilizadas en Cabo
Castillo de S. Felipe sobre dunas fosilizada
Castillo de San Felipe. Castillo de los Escullos de Cabo de Gata



8. San José

 

"Es un pueblo triste, azotado por el viento, con la mitad de las casas en alberca y la otra mitad con las paredes cuarteadas. Arruinado por la crisis minera de principios de siglo, no se ha recuperado todavía del golpe[...] La iglesia es pobre y su interior tiene cierto encanto. [...] Siguiendo el camino, sobre un mar violento y encrespado, se llega  a la casa cuartel de los civiles, sólidamente plantada en la roca".


Localidad acondicionada para el turismo, cuenta con bares, restaurantes, pequeños hoteles, tiendas de artesanía y recuerdos... hasta con puerto deportivo.
Pero como las viviendas son de poca altura y tan blancas, no tuvimos esa sensación de estar en uno de esos agobiantes núcleos de veraneo.


Lugares que visitamos:

San José 
Dimos un pequeño paseo por centro urbano buscando algún vestigio de su pasado. Encontramos la iglesia y divisamos el cuartel de la Guardia Civil (que aparece en la cita) en el roquedo de la Punta del Castillo, en el mismo lugar que ocupó el castillo de San José, en el S. XVIII. 

También disfrutamos de unos baños en las playas urbanas de S. José y en la Calilla.


Playa de los Genoveses 
Espectacular playa virgen de arena fina y dorada. Ocupa la ensenada homónima, un paraje virgen, alejado poblaciones y construcciones. 

El paisaje de lo más singular y fotogénico. Se compone de: duna fosilizada, dunas activas y diferentes vulcanismos. Destaca el domo volcánico Morrón de los Genoveses, cerrando la ensenada por el sur. El verde de fondo lo pone la pita y el borrón. El azul un mar protegido por colonias de poseidonias.
El nombre se debe a la flota de naves genovesas que llegaron hasta esta bahía en 1147 par unirse a las tropas de Alfonso VII en la conquista de Almería. Desde la antigüedad, esta playa fue utilizada como fondeadero.

Playa del Carbón 
Dejando la bahía de los Genoveses en dirección sur, la costa se vuelve más abrupta y se llena de pequeños recodos que dan lugar a una decena de calas y playas: cala Grande, cala Peineta, la famosa playa del Mónsul... Para finalizar en la cala del Carbón, la última a la que se puede acceder desde San José.  
Una cala muy tranquila, un poco incómoda porque es de bolos. 

La Calilla de S. José
San José
Playa de S. José en Cabo de Gata
La Calilla de San José. Al fondo, la Punta del Castillo
Playa de los Genoveses en Cabo de Gata. Morrón de los Genoveses
Playa sur de los Genoveses. Cerrada por la duna fosilizada y el Morrón de los Genoveses
Playa de los Genoveses. Cabo de Gata
Playa de los Genoveses



9. Faro de Cabo de Gata y Arrecife de las Sirenas


Mágico. Si ya de por sí, los faros me parecen que tiene un punto romántico acentuado por soledad que los envuelve, aquí en último punto del sur oriental de la Península, la magia se multiplica. 
Fenicios, griegos y romanos debieron tener la misma sensación, por lo que en este mismo lugar levantaron santuarios para venerar a sus dioses.

El faro se alza sobre el Morrón de Cabo de Gata, a 50 mts. de altura. Se levantó 1863 sobre las ruinas de un castillo.

Junto al faro se encuentra el Arrecife de las Sirenas con unas preciosas vistas a los acantilados, las chimeneas volcánicas y el transparente fondo marino.

Cala Arena
Desde el faro, tomamos una pista de tierra que nos llevó hasta esta tranquila playa de arena negra. Con vistas excepcionales al domo de Vela Blanca, coronado por la torre vigía del mismo nombre, y al arrecife del Dedo.


Faro de Cabo de Gata
Arrecife de las Sirenas. Cabo de Gata
Arrecife de las Sirenas
Domo de Vela Blanca y arrecife del Dedo. Playa de la Arena. Cabo de Gata
Domo de Vela Blanca
Arrecife del dedo. Playa de la Arena. Cabo de Gata
Arrecife del Dedo

 

 

10. San Miguel de Cabo de Gata


"El paisaje se angosta de nuevo y después de media hora de camino por las marismas, aparece San Miguel de Cabo de Gata. 
La imagen de África se impone otra vez al viajero. Las casas son rectangulares, blancas; semejan casi fortines."


De norte a sur, por el litoral del Parque, S. Miguel de Cabo de Gata es la última localidad.


Lugares que visitamos:

San Miguel de Cabo de Gata
También conocido como Cabo de Gata Pueblo, es una localidad de viviendas de una o dos plantas sin guardar ninguna estética común. Es muy frecuentado por gentes de la zona por lo que es un lugar tranquilo y familiar.


Playa de Torregarcía
En la bahía de Almería se encuentra esta playa que cuenta con varios atractivos. Por una parte, la playa en sí: virgen, amplia, de cantos pulidos por el oleaje y aguas cristalinas. Por otro, diferentes construcciones: la ermita de la Virgen del Mar (s. XX) con reminiscencias árabes y la torre vigía de Torregarcía (S.XVI). Además de un yacimiento arqueológico con los restos de una antigua factoría de salazones de época romana (218 a.C-409 d.C), donde se realizaba el cotizado garum.


Centro de Visitantes Las Amoladeras
Interesante centro para conocer diferentes aspectos del Parque. Desde las distintas civilizaciones que han poblado estas tierras, el aprovechamiento de los recursos, artesanía y métodos de pesca. Hasta el origen volcánico, clima, paisajes, vegetación, fauna y vida marina.



Atalaya defensiva de Torregarcía




Observatorios de las Salinas de Cabo de Gata
Otro de los excepcionales paisajes que guarda Cabo de Gata es el de la albufera. Magnífico ejemplo de coexistencia entre la actividad económica y la conservación del medio. El hombre ha adaptado el terreno para la obtención de sal y a la vez ha creado un ecosistema del que participan multitud de especies. 
Destacan en número las aves. Utilizan las salinas como lugar de descanso en sus movimientos migratorios, aunque algunas especies se han adaptado al clima de suaves inviernos siendo residentes habituales. 
Cuando visitamos las salinas era  verano, por lo que pudimos ver: correlimos, avoceta común, ánades, garcillas, garza real, gaviotas y cigüeñuelas. El protagonismo de las Salinas se lo lleva el ave de fuego, el flamenco común.

Las salinas cuentan con tres observatorios. Uno en la misma carretera que une S. Miguel de Cabo de Gata con Pujaire, otro frente a la playa de la Almadraba y un tercero al norte de las salinas (éste de más difícil acceso).



Avoceta común
Correlimos
Cigueñuelas. Salinas de Cabo de Gata
Cigüeñuelas

Flamenco. Flamenco en las Salinas de Cabo de Gata
Flamencos en Cabo de Gata

Flamenco iniciando el vuelo. Flamenco en las Salinas de Cabo de Gata


Atardecer en las Salinas de Cabo de Gata


Flamencos en las salinas de Cabo de Gata





Desde el la punta del faro de Cabo de Gata hasta S. Miguel de Cabo de Gata, quedan otras dos pequeñas poblaciones:

La Fabriquilla
El núcleo más pequeño de toda Almería. Levantado en el siglo XIX, con las viviendas de los trabajadores de la fundición de plomo allí ubicada.


La Almadraba de Monteleva
También llamado "Pueblo salinero". Nace a principios del s. XX con la actividad de las salinas. Aunque la actividad se remonta a tiempos de los romanos. 

No es lugar muy interesante pues es un núcleo de casitas algunas abandonadas. Salvo por la playa y las salinas, que aunque no se pueden visitar (salvo con permiso especial) si pueden verse las blancas montañas de cloruro sódico. 
También cuenta con el torreón de S. Miguel, una atalaya defensiva como las que hemos visto por todo el litoral de Cabo de Gata. Ésta se construyó por orden de Fernando VI, para proteger las salinas y su poblado.

Atractiva también su iglesia (de principios del s. XX) pues resalta por su altura y el blanco de sus paredes. Al atardecer y con la puesta de sol, se obtiene una imagen muy bonita: la iglesia entre las salinas y la albufera, los pescadores con sus cañas a la orilla del mar y el sol escondiéndose en el horizonte.



Salinas de Cabo de Gata. Montaña de sal
Salinas

Iglesia del Pueblo Salinero
Iglesia del Pueblo Salinero
Puesta de sol en la playa de la Almadraba de Monteleva. Almadraba de Monteleva.Cabo de Gata
Puesta de sol en la playa de la Almadraba de Monteleva


 

11. Villa de Níjar


"Los alrededores de la villa son ásperos, pero el esfuerzo del hombre ha transformado armoniosamente el paisaje. La ladera del monte está escalonada de paratas. Frutales y almendros alternan sobre el ocre de los orfes y los olivares se despeñan por la varga lo mismo que rebaños desbocados". 

Níjar es un bonito pueblo blanco con calles estrechas y empinadas de clara influencia árabe. Es un placer pasear por sus casco histórico descubriendo su interesante patrimonio.


Lugares que visitamos:


Museo del Agua
Ubicado en el edificio que ocupaba el antiguo mercado de abastos, antaño ocupado por una balsa de regulación de agua.

El Museo está dedicado al bien más preciado de estas tierras: el agua.
Diferentes paneles informan sobre el ciclo del agua, su importancia para la vida, las diferentes construcciones para su recogida, almacenamiento y transporte. Muy curiosos, los paneles que cuentan los ingenios del hombre para adaptar el terreno a las escasas lluvias.

Iglesia de Ntra. Sra. de la Anunciación
Se levantó en el s. XVI durante el proceso de repoblación cristiana. Destaca del exterior la torre con el reloj. Del interior, el artesonado mudéjar y los frescos de las paredes, recientemente descubiertos.

Barrio alfarero
"La cerámica de Níjar es famosa e todo el Sur y, con la de Bailén, una de las más importantes de España".

Nijar es famoso por su tradición artesanal. Objetos de esparto, jarapas y cerámica es el resultado de manos artesanas que guardan los sabios consejos de generaciones anteriores.
El barrio alfarero es un buen lugar para conocer estas tradiciones. Dimos con un amable alfarero que nos explicó todo el proceso artesanal, además de otros muchos detalles, como la prohibición del plomo para decorar la cerámica.

Atalaya de Níjar
En lo alto de un cerro se encuentra esta torre defensiva del siglo XVI. 

Terrazas de cultivo en Níjar. La atalaya del siglo XIII de Níjar
Níjar escalonada de paratas

Fachadas blancas y puerta azul. Pueblos blancos. Níjar







Pueblos blancos. Puertas de colores en pueblos blancos. Níjar.
Calles de Níjar




Iglesia de la Anunciación en Níjar. Casa blancas con macetas
Iglesia de Ntra. Sra. de la Anunciación
Artesonado mudéjar. Estrellas y atauriques en artesonado. Artesonado iglesia de Níjar
Artesonado de la iglesia de Ntra. Sra. de la Anunciación

Barrio alfarero de Níjar
Barrio alfarero de Níjar
Cerámica antigua de Níjar. Barrio alfarero de Níjar. Alfarería en Níjar
Cerámica antigua decorada con plomo

Alfarería de Níjar. Cerámica de Níjar. Barrio alfarero de Níjar
Cerámica preparada para pintar

Cerámica secándose al sol. Barrio alfarero de Níjar
Secándose al sol





12. Huebro

 

De Níjar parte una carretera que adentra a un paraje que en otro lugar no sería tan sorprendente como lo es aquí en Cabo de Gata. Se trata del valle de Huebro, y su singularidad radica en la existencia de agua y vegetación. Agua que llevó a la construcción de molinos de cubo, a lo largo del curso del río Huebro. 
Existe una ruta, llamada ruta de los Molinos, que parte de Níjar y llega hasta Huebro para conocer estas construcciones hidraúlicas.

El pueblo de Huebro es muy pequeño pero muy agradable. Sus casas blancas decoradas con macetas y pimientos rojos al sol, le dan un toque muy pintoresco. 


Huebro en Níjar
Valle de Huebro
Molino de agua en Huebro. Níjar
Molino de cubo. Ruta de los Molinos

Antiguo lavadero en Níjar
Antiguo lavadero de Huebro

Casas blancas en Níjar
Casas de Huebro

Huebro. Ruta de los molinos en Huebro. Iglesia de Huebro
Iglesia de Huebro



13. Fernán Pérez

"Queda a la derecha de la carretera, en un declive escalonado de jorfes, y los casquetes enjalbegados y palmeras le dan una fisonomía muy africana [...]. Recortando el cielo, en un ribazo, se  divisa un molino de velas [...]".


Molino, aljibe y acueducto
Desde la carretera vimos un molino y allí nos dirigimos. Además del molino, pudimos ver un aljibe con su característico casquete y un acueducto del s. XIX utilizado para transportar el agua procedente de una mina a una finca.


Acueducto en Fernán Pérez. Acueducto en Cabo de Gata
Acueducto

Molinos de Fernán Peréz. Molinos en Cabo de Gata
Molino
Aljibe en Fernán Pérez. Aljibe blanco. Aljibes de Cabo de Gata
Aljibe con casquete y al fondo el acueducto






14. El Pozo de los Frailes

"Se llama Pozo de los Frailes, tiene escuela y parece más grande que el anterior. En la orilla del camino, un asno con los ojos vendados tira de la marrana de la noria [...]".

Pequeña población que conserva el sabor antaño con sus casas rectangulares, de una sola planta, con pequeñas ventanas y encaladas. En los alrededores, aparecen cortijos diseminados entre huertos y campos de cereales. 

El nombre nos acerca a sus orígenes, pues esta zona pertenecía a los frailes dominicos de Almería y contaban con un pozo para el abastecimiento de la población.

El Pozo de los Frailes cuenta con un interesante elemento etnográfico: una noria de agua. Noria de las llamadas "de sangre" pues era movida por tracción animal (burros, bueyes o mulos) o humana. 



Noria de agua
Molino del Pozo de los Frailes
Lavadero



Reconocimientos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar


Con una extensión de 37.500 hectáreas terrestre y 12.000 marinas el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar ostenta diferentes reconocimientos de ámbito regional, nacional, europeo y mundial.  
  
En el año 1987 entra a formar parte de la red de Parques Naturales. A partir de ese momento, el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar fue incluido en diferentes espacios de protección: Humedal de Importancia Internacional, Reserva de la Biosfera, Zona Especialmente Protegida para el Mediterráneo, Geoparque y Lugar de Interés Comunitario.



Paisajes y cortijos de Cabo de Gata en Almería
Cabo de Gata

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)