miércoles, 24 de octubre de 2018

Museo del Ferrocarril de Delicias (Madrid)



Yo he crecido cerca de las vías
y por eso sé,
que la tristeza y la alegría,
viajan en el mismo tren
¿Quieres ver el mundo?
Mira, está debajo de tus pies. 


Cerca de las vías. Fito y Fitipaldis




Museo del ferrocarril. Estación de Delicias. Madrid

Museo del Ferrocarril. Estación de Delicias (Madrid)



 

 

Museo del Ferrocarril de Delicias



Es agradable volver de vez en cuando al pasado. A esos recuerdos de nuestra infancia que renacen tras un sabor, una canción, un columpio o una estación de tren. Retroceder en los años para observar el mundo con los ojos inocentes de un niño.

Y con la inocencia de un niño, ¡dejemos volar la imaginación!. Imaginemos trenes dibujando nubes de humo, compartimentos de madera con pasajeros hacia la esperanza, maletas de recién casados en el andén, las esperadas cartas de un hijo en sacas de Correos, alegres recibimientos, pañuelos  de despidas por la ventana del vagón...

Pues estas sensaciones son posibles en el Museo del Ferrocarril de Delicias. Y además, conoceremos la interesante historia y patrimonio del ferrocarril en España.



Estación de Delicias. Museo del Ferrocarril de Madrid


 Maleta antigua. Fotos antiguas de estaciones de tren. Estación de Delicias. Museo del Ferrocarril de Madrid

Antigua bicicleta de Correos. Museo del Ferrocarril



 

 

Dónde está el Museo del Ferrocarril de Delicias


Se ubica en la antigua estación de Delicias. Según me contaba mi madre (madrileña de pura cepa), ésta era la estación de la línea que unía Madrid con Cáceres y Portugal.

Fue abierta al público en el año 1880, siendo la primera estación monumental de Madrid.
Tras la Guerra Civil, la estación de Delicias (de la Compañía de Ferrocarriles del Oeste) fue integrada a Renfe.

La estación de ferrocarril de Delicias se completaba con instalaciones y departamentos necesarios para el correcto funcionamiento del servicio, tales como: venta de billetes, facturación de mercancías, carga y descarga, controles de vías... Pero también viviendas, pabellón sanitario e iglesia.

En 1969 la estación se clausura al tráfico de viajeros y en 1971 al de mercancías. Desde 1984, el edificio destinado al tránsito de viajeros alberga el Museo del Ferrocarril de Delicias.


Estación de Delicias


Qué ver en el Museo del Ferrocarril de Delicias 


1. Pues podemos empezar por la estación. Un admirable y representativo ejemplo de la arquitectura surgida con la revolución industrial del s. XIX.
Está construida en hierro roblonado, material muy empleado en esa época para levantar edificios funcionales como mercados, bibliotecas, invernaderos y naves. También se utilizó cristal y ladrillos en colores rojos y negros con reminiscencias mudéjares, muy del gusto de los arquitectos de entonces.

En su construcción, se aprovechó un sistema ideado por Henri de Dion para la Exposición Universal de París (1878), que permitía la colocación de grandes vanos, luces y celosías. Henri de Dion fue profesor de Gustave Eiffel.


Museo del Ferrocarril de Madrid. Estación de Delicias




2. Continuaremos la visita poniendo los ojos en esos románticos trenes que tantos recuerdos traen.
En la nave central, bajo la marquesina de Henri de Dion, un total de cuatro vías con sus respectivos andenes, exponen locomotoras y coches de viajeros de diferentes épocas.

Cada vía está destinada a un tipo de vehículo según su tracción. Así, cuenta con la vía de trenes vapor, la de tracción eléctrica, la de diesel y la dedicada a los románticos coches salones.

Una entrañable colección de vehículos y piezas relacionadas con el ferrocarril que muestran la evolución de este medio de transporte.

Además, la visita nos permite entrar en un coche-cama, subir en una locomotora de vapor y ver el interior de un elegante vagón restaurante.


Trenes antiguos. Museo del Ferrocarril

Locomotora de vapor. Museo del Ferrocarril de Madrid

Trenes antiguos. Museo del Ferrrocarril de Madrid

Tren antiguo. Museo del Ferrocarril de Madrid

Locomotoras de vapor. Trenes antiguos. Museo del Ferrocarril de Madrid















Tren diésel. Museo del Ferrocarril de Madrid




Trenes antiguos. Museo del Ferrocarril de Madrid






Trenes antiguos. Tren restaurante. Museo del Ferrocarril de Madrid

Trenes antiguos de madera. Museo del Ferrocarril
























3. Sala de relojes, sala de modelismo y sala de de infraestructuras ferroviarias.
Junto a las vías del tren, en las salas que estuvieron destinadas para dar servicios a los pasajeros, se expone material relacionado con los ferrocarriles: relojes de estaciones, maquetas y elementos propios de las infraestructuras ferroviarias.


Relojes antiguos de estaciones de tren

Modelismo. Maqueta trenes del Museo del ferrocarril




El factor suerte estuvo a nuestro favor. El día que visitamos el Museo del Ferrocarril de Delicias, se cumplían 25 años del último trayecto de la oficina ambulante de Correos. Un servicio que durante siglo y medio fue primordial en el transporte postal.
Para conmemorar esta fecha, la Asociación Zaragozana de Amigos de Ferrocarril y Tranvías realizó el trayecto Zaragoza-Madrid-Zaragoza con un tren de Correos del año 1985.

Por unas horas, el Museo del Ferrocarril de Delicias tuvo en sus vías un retazo de la historia postal de este país. 
Los socios, vestidos con los antiguos uniformes de Correos, nos contaron el funcionamiento, características y anécdotas, con todo el cariño de lo que se hace por gusto y cuidando todos los detalles (hasta el billete picado como antes).



Antiguo tren de correos. Museo del Ferrocarril de Madrid







Otros datos del Museo del Ferrocarril de Delicias
  • Horarios: 
 De octubre a mayo: lunes a viernes de 9:30 a 15:00 horas. Sábados, domingos y festivos, de 10:00 a 19:00 horas.
De junio a septiembre: lunes a domingos de 10:00 a 15:00 horas.

  • Precios:
De lunes a viernes: general 6 €. Niños de 4 a 12 años, estudiantes y mayores de 65 años 4€; menores de 4 años gratis;
Sábado y domingos tarifa especial 3 €.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario es para ayudarme a mejorar, me gusta. Si es para decirme que te ha gustado, me alegra :-)